La operadora francesa mantiene en Bolsa sus divisiones en Polonia y Bélgica

Orange enseña sus filiales cotizadas en plena opa sobre Jazztel

Logotipo de Orange en uno de sus establecimientos.
Logotipo de Orange en uno de sus establecimientos. EFE

Orange tiene en marcha en España su opa sobre Jazztel. Una oferta por el 100% del capital que, de alcanzar esa cota, supondrá un desembolso cercano a 3.400 millones de euros, la mayor operación corporativa realizada por el grupo francés en los últimos 10 años.

Una de las cuestiones que se plantean en el mercado es qué porcentaje de aceptación recibirá Orange y qué participación en el capital de Jazztel alcanzará tras la operación. De momento, en la operadora francesa hay tranquilidad. No sería la primera filial de la que no tiene el 100% del capital y que cotiza en Bolsa, con el consiguiente esfuerzo de presentación de resultados y de atención a los inversores.

Y es que Orange mantiene en el mercado dos filiales de relevancia: Orange Polska en Polonia y Mobistar en Bélgica.

En el caso de la división polaca, Orange mantiene el 50,67% del capital, del que también forman parte gestoras y entidades financieras como Aviva, ING, Vanguard Group, Blackrock y Axa. Orange Polska, que es el antiguo monopolio polaco de las telecomunicaciones, mantiene actualmente una capitalización bursátil cercana a 13.300 zloties (cerca de 3.160 millones de euros). Desde enero sus títulos suben algo más de un 3%. Su peso en el grupo es notable. De hecho, Polonia es el tercer país en aportación de ingresos en Orange, solo por detrás de Francia y España. La compañía registró unos ingresos en el país de 2.185 millones de euros entre enero y diciembre, el 7,5% del total.

En Bélgica, Orange posee en 52,91% del capital de Mobistar, uno de los principales operadores del país con 5,1 millones de clientes. En este caso, el grupo francés está acompañado en el capital de la operadora belga por gestoras como MFS Investments, Schroder Investment, Norges Bank y Blackrock.

Mobistar, cuyas acciones acumulan una revalorización del 23% desde enero, tiene una capitalización bursátil de 1.024 millones de euros.

En estas circunstancias, Orange tiene claro que no tendrá problemas aunque no alcance el total del capital de Jazztel. La operadora, que ofrece 13 euros por cada acción de la compañía que preside Leopoldo Fernández Pujals, ha establecido la aceptación en la opa en el 50% del capital más una acción (inicialmente había fijado la aceptación en el 57% de las acciones).

La operación avanza. La CNMV comunicó ayer que ha admitido a trámite la solicitud de autorización de la opa. La autoridad bursátil indicó que el folleto y los demás documentos presentados se ajustan a la legislación, una vez que Orange remitiese en dos ocasiones sendas modificaciones, así como una subsanación presentada este miércoles.

La CNMV dispone de un plazo de veinte días hábiles a partir de la recepción de la solicitud de la operación para dar su visto bueno, si bien el plazo empieza a contar de cero desde la fecha de llegada de los documentos complementarios que se pidan. En el caso de que la CNMV autorice la opa, Orange dispondrá de cinco días hábiles para proceder a la difusión pública y general de la operación.

La oferta queda sujeta al visto bueno de la Comisión Europea, ante la que se notificará la concentración en el plazo de 35 días. En caso de que se cumplan todos los plazos, Orange prevé cerrar la compra de Jazztel durante la primera mitad de 2015.

Por otra parte, Orange presentó ayer su primer phablet 4G de marca propia, el Orange Nura. La teleco indicó que se trata de un terminal low cost con el que aspira a reforzar sus ventas durante la campaña de Navidad. Con este y otros dispositivos, Orange prevé elevar el peso de sus equipos de marca propia dentro de sus ventas totales del 20% al 30%.

El dispositivo, híbrido entre tablet y smartphone, ha sido creado por Alcatel Onetouch, y tiene una pantalla de 5,5 pulgadas.