Declive de los garantizados

Los mixtos atraen al inversor conservador

Las entidades derivan el dinero liberado de los garantizados hacia fondos con más riesgo

Los mixtos atraen al inversor conservador
Thinkstock

Primero fueron los garantizados y luego, los fondos de rentabilidad objetivo. Estos dos productos, uno que garantiza el capital más cierta rentabilidad y otro que no la garantiza, solo la prevé aunque con cierta seguridad, han sido los refugios preferidos del ahorrador conservador en los últimos años.

Sin embargo, parece que el inversor ha comenzado a abandonar algo de conservadurismo en busca de una rentabilidad que los productos más conservadores se resisten a darle. Nos estamos refiriendo básicamente a los fondos mixtos.

De acuerdo con la evolución del patrimonio en el año, parece que la mayor parte del dinero de los fondos de inversión se está canalizando hacia mixtos. Son el tipo de producto con mayor crecimiento patrimonial en el ejercicio, hasta el 30 de septiembre, con un significativo avance del 98,7% y con entradas netas de 17.204 millones de euros, según datos facilitados por VDOS.

No obstante, si nos fijamos en las aportaciones en renta fija, los fondos con objetivo de rentabilidad suponen 15.730 millones de euros, segundo grupo con mayores entradas de dinero tras los mixtos en lo que va de 2014.

En Asinver encuentran paradójico que el conservador migre a riesgo alto

Detrás de esos trasvases muchos expertos ven fuertes intereses por parte de las grandes redes de distribución, es decir, los bancos. “La motivación de fondo de la migración masiva no necesariamente es el interés del cliente, sino la política de la banca, que busca nuevas fuentes de ingresos y los encuentra en las comisiones de gestión”, asegura Javier Flores, responsable del servicio de estudios y análisis de Asinver.

“La tendencia general es que las entidades están propiciando un trasvase de capital desde productos que, como los depósitos, generan pocas comisiones hacia otros que, como los fondos de inversión, sirven de alternativa a la generación de ingresos ahora que el crédito está desplomado”, indica.

En concreto, en cuanto a la llegada de dinero a los fondos de renta variable y mixta, Flores recuerda que son estos los que “más contribuyen a aportar margen a los balances de las entidades, con lo que observamos la paradójica situación de que es capital conservador el que está migrando a productos con un perfil de riesgo elevado”.

La principal razón que explica el declive de los garantizados es que las entidades, por lo general, no están dispuestas a asumir el aval, cada vez más caro, que supone asegurar el capital de estos fondos. Detrás del retroceso en el atractivo de los de rentabilidad objetivo están las cada vez mayores dificultades para elegir activos subyacentes que den una rentabilidad previsible y, más complicado aún, atractiva. Y es que la renta fija no pasa por sus mejores momentos.

Las cifras

3.100 millones de euros es el dinero que se va a liberar en el tercer trimestre de 2014 al llegar la fecha de vencimiento de decenas de fondos de inversión garantizados.

98,7% es el crecimiento que ha experimentado el patrimonio de los fondos mixtos hasta el 30 de septiembre pasado, con entradas netas de 17.204 millones de euros.

Para Paula Mercado, directora de análisis de VDOS Stochastics, no obstante, sigue habiendo oportunidades, aunque el potencial de rentabilidades para el próximo año “no puede esperarse que sea tan elevado como el que se ha obtenido hasta ahora”.

“Por otra parte, está el riesgo de subida de tipos en Estados Unidos en la primera parte de 2015, pero si se invierte en duraciones cortas, se pueden obtener retornos modestos con un riesgo potencialmente reducido”, sostiene.

Como alternativas para el ahorrador conservador, Flores cree que una vía interesante ahora es el inmobiliario. “Se puede decir que el ladrillo vuelve a ser una alternativa razonable. Son cada vez más los pequeños ahorradores que tienen un capital ocioso y que con un buen asesoramiento pueden invertir en inmobiliario duplicando la rentabilidad de un bono mediante la puesta en alquiler y generar una renta periódica”.

Fieles a los garantizados
Mientras que el grueso de las entidades van eliminando los garantizados de su oferta, hay una gran entidad que sigue apostando por ellos. Se trata del Sabadell. “Normalmente, al vencimiento de la garantía nuestro objetivo es siempre dar continuidad a los partícipes con una nueva garantía”, señalan desde el banco, al tiempo que admiten que aunque durante todo el ejercicio han procurado mantener esa oferta, “la verdad es que cada vez está resultando más difícil obtener productos atractivos para el cliente y hemos tenido que alargar los plazos”, comentan.

Sin embargo, desde la entidad siguen pensando que “en un entorno donde las rentabilidades esperadas son cada vez menores y es más difícil encontrar alternativas de inversión baratas, la asunción de riesgos debe llevarse a cabo extremando la prudencia. Para clientes que pueden asumir riesgo de capital, esto implica invertir a largo plazo para reducir la posibilidad de pérdidas, y para clientes conservadores, invertir en productos con garantía de capital”.

Más de 3.000 millones en vencimientos este mes

En el primer trimestre fueron 5.100 millones de euros y para este último tramo de 2014 ascenderá a más de 3.100 millones el dinero que saldrá de fondos garantizados por llegar su fecha de vencimiento.

En concreto, según los datos de VDOS Stochastics, octubre va a ser el mes de este año con mayores vencimientos de este tipo de productos tan comunes en las carteras de los españoles más conservadores.

De hecho, 29 fondos están alcanzando su fecha de caducidad estas semanas, con un patrimonio que asciende a 1.829 millones de euros, la segunda cifra más alta después de los 3.335 millones que se liberaron en enero.

Sin duda, se trata de un patrimonio demasiado abultado para que la industria española lo deje pasar sin más.