Arcelor arrastra un “conflicto de intereses”

Condesa propone a los bancos la cesión a Aristrain de la propiedad

Condesa propone a los bancos la cesión a Aristrain de la propiedad

El grupo que preside José María Aristrain, una de las mayores fortunas de Europa, con un patrimonio estimado por Forbes en 700 millones de euros, mantiene su oferta de compra por Condesa, que incluye un plan industrial y la reordenación de la deuda, estimada en 325 millones. Las familias Iribecampos y Uribarren, los actuales accionistas al 100% del líder en Europa en la producción de tubos soldados, cederían el 60% a Aristrain y el 40% pasaría a los bancos, según su propuesta.
Por el contrario, el pool de entidades, integrado por Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankia y Popular, quiere que el socio de Condesa sea ArcelorMittal. Algo que supone “un continuo conflicto de intereses”, a juicio de la empresa de Vitoria, por su doble condición de “proveedor y competidor”, con lo que no tendría una gestión “independiente, que solo vele”por los intereses de la propia Condesa. Hasta ahora, la multinacional del acero no ha manifestado oficialmente su interés por esta operación.
En su misiva, Condesa recuerda que respondió al plan de los bancos, presentado el pasado 11 de octubre, con su propia propuesta el 20 de octubre. Su planteamiento incluye “duras medidas”, como la propia renuncia de los accionistas actuales a la propiedad y a la gestión del grupo. Así ponen fin a una trayectoria de 60 años como empresa familiar.
En los casi cuatro meses que dura el preconcurso, Condesa se ha “acercado a las entidades para negociar” y solo ha encontrado “simples buenas palabras” o “una puerta cerrada”. Esa “cerrazón”, según fuentes de la compañía alavesa, pone en peligro los 1.800 empleos del grupo, con fábricas en cinco comunidades autónomas, y otros 4.000 puestos de trabajo indirectos.
“Intereses desconocidos”
Las mismas fuentes añaden que “la existencia de intereses desconocidos para nosotros, en concierto con ArcelorMittal, impiden un avance en la negociación”. En la última parte de la carta, firmada por los representantes de las familias Iribecampos y Uribarren, Condesa emplaza a los bancos, “de forma urgente”, a una reunión.
Aristrain, según indican desde Condesa, “ha invertido importantes recursos en analizar la situación industrial y financiera” del grupo, con siete plantas en España, repartidas por las comunidades de País Vasco, Navarra, Asturias, Cataluña y Valencia. Tiene otras cuatro en Europa, ubicadas en Bélgica, Alemania y Francia. La corporación que preside José María Aristrain, tras el proceso de due diligence, ha diseñado un plan de viabilidad que ya ha presentado a los bancos.
Ante esa propuesta, las mismas fuentes abundan en que las entidades “se agarran” exclusivamente a su propia oferta, “como única alternativa posible”. A su juicio, “hemos demostrado reiteradamente la existencia [de otras vías], que no son necesariamente peores para las entidades”.
Además, Condesa critica que los acreedores no presentan “un plan de viabilidad de ejecución inmediata”, porque “se reservan seis meses para estudiar la situación” del grupo. “No es una propuesta firme”, continúan, solo “una manifestación de voluntad”, porque al cabo de medio año, y si tienen interés, aplicarían su plan.

Gonzalo Urquijo juega un papel clave

Gonzalo Urquijo no solo es el único español en la dirección de ArcelorMittal. También es responsable, entre otras áreas de la mayor siderúrgica del mundo, de la división de productos tubulares, donde se encuadra la actividad de Condesa. Además, Urquijo conoce perfectamente al grupo vasco, puesto que era uno de los miembros de su consejo de administración, de la etapa de Arcelor. Aquella corporación integraba a las siderúrgicas españolas con la francesa Usinor y la luxemburguesa Arbed. Luego llegaría la opa hostil de la familia Mittal, para conformar la actual ArcelorMittal.
Antes de esto, Arcelor decidió la venta a Condesa de su propia división de tubos, por la que pujaba la compañía turca Borusan. De esa etapa proceden las instalaciones en Francia, Alemania y Bélgica del grupo vasco. Antes vendió otras instalaciones en Italia y en Marruecos, además del 17,69% de Tubacex.