Pide una auditoría de la deuda pública, entre 50 propuestas

Así reformaría Izquierda Unida la economía española

Reclama una ley de prevención del fraude y la creación de una banca pública a partir del FROB

Carga contra el Gobierno por desestimar las propuestas externas

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, poco antes de la rueda de prensa en la que presentó 50 medidas concretas del partido sobre economía y empleo.
El coordinador federal de IU, Cayo Lara, poco antes de la rueda de prensa en la que presentó 50 medidas concretas del partido sobre economía y empleo.

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha presentado hoy 50 medidas de fomento de la economía y el empleo que “no son una carta a los Reyes Magos” sino propuestas hechas “con los pies en el suelo” para establecer un nuevo modelo productivo y de relaciones laborales.

Este nuevo modelo productivo que IU ha concretado en 50 medidas debe pivotar sobre tres ejes: pan, techo y trabajo. La coalición asegura “no vender humo”, según ha señalado Lara, sino propuestas concretas elaboradas en colaboración con decenas de economistas y sindicalistas, de una manera democrática y participativa.

Entre la batería de medidas, sobre las que previsiblemente se construirá el programa electoral de las próximas elecciones generales de la formación de izquierdas, figura realizar una auditoría independiente sobre la deuda pública española, una ley de prevención del fraude, la aprobación de una renta básica o la limitación de la circulación de billetes de 500 euros.

También se contempla la prohibición de las operaciones con derivados de crédito vinculados a deuda pública o la creación de una banca pública a partir de las entidades en las que participa el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En su opinión, tanto el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han perdido toda credibilidad por su negativa a tener en cuenta cualquier iniciativa que provenga de la coalición y por el reiterado incumplimiento de promesas electorales.

Y en concreto, para Cayo Lara Rajoy “suena a cáscara vacía cuando habla de regeneración democrática”, por su rechazo a que sean comisiones parlamentarias las que investiguen los casos de corrupción.

En estas cuestiones, ha añadido, sobre las que el Gobierno no ha asumido responsabilidades políticas y “penales las justas”, no caben “leyes de punto final”.