Calcula que el PIB subirá un 1,7% en 2015

Fitch confirma el rating de España y eleva su previsión de crecimiento

Bandera de España en la plaza de Colón de Madrid.
Bandera de España en la plaza de Colón de Madrid.

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha confirmado el rating 'BBB+' de España con perspectiva de 'estable' y ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento para 2014 y 2015, aunque mantiene que el país no cumplirá con su objetivo de déficit el próximo año.

El déficit público en 2014 se aproximará al 5,5% del PIB, según la agencia, incluso mejor que el 5,8% marcado como objetivo, después de un ajuste fiscal muy fuerte entre 2012 y 2013 y en el que un repunte de la demanda interna está ayudando a reducir la diferencia entre los ingresos y los gastos. Fitch prevé que objetivo de déficit presupuestario del 4,2% para el próximo año no se alance por 0,3 puntos porcentuales.

Eso sí, proyecta, que la ratio de endeudamiento continúe elevándose –el propio Gobierno considera que en 2015 alcanzará el 100% del PIB– hasta el 102% del PIB en 2016. Esta proyección incorpora una inflación muy baja.

Una buena noticia es que Fitch ha revisado al alza sus previsiones para el PIB hasta el 1,3% en 2014 y 1,7% en 2015, desde el 0,8% y el 1,5%, respectivamente. "Al mismo tiempo, hemos revisado a la baja nuestra previsión de inflación al 0% en 2014 y al 0,5% en 2015, desde el 0,7% y el 1%", sentencia. Avisa también de que "el desempleo es excepcionalmente alto".

La agencia explica que el rating de España es inferior al de otras grandes economías avanzadas debido a que “existen mayores riesgos” para su solvencia derivados de su ajuste económico y financiero dentro de la eurozona, según destaca Europa Press.

Sin embargo, también defiende que cuenta con “fortalezas estructurales claves” que apoyan que su rating permanezca en la categoría 'BBB', como la buena gobernanza en el país y su economía diversificada y con un alto valor añadido.

La última vez que Fitch Ratings revisó la calificación de España fue el pasado 25 de abril, cuando elevó la nota en un escalón, desde 'BBB' a 'BBB+', situando su perspectiva en 'estable'.

De esta manera, Fitch mantiene la nota de España en un nivel más elevado que el resto de las principales agencias de calificación, ya que S&P la coloca actualmente en 'BBB' con perspectiva 'estable' y Moodys en 'Baa2' con perspectiva 'positiva'.