Estaba previsto que el viernes se publicara el folleto de su salida a Bolsa

Fomento se compromete a mantener la OPV de Aena pese al parón en Consejo de Ministros

Torre de Control de la T4 de Madrid
Torre de Control de la T4 de Madrid

La oferta pública de venta (OPV) de hasta el 28% de Aena no arrancará el lunes, como estaba previsto, por decisión del Consejo de Ministros celebrado el viernes. Se esperaba que la CNMV diera luz verde a la operación, pero finalmente no se ha producido la aprobación del supervisor de los mercados.

El problema no ha sido una falta de documentación en el organismo que preside Elvira Rodríguez, sino de que finalmente el Gobierno ha decidido no autorizar la operación. “Ni siquiera es un aplazamiento, se mantiene el calendario. El objetivo es que Aena esté cotizando a mediados de noviembre”, señalan fuentes oficiales. Desde entornos financieros apuntan que está previsto que el folleto reciba la luz verde definitiva el viernes 31 de octubre. Es más, en Fomento se comprometen a que Aena esté cotizando en Bolsa a mediados de noviembre. Tal y como estaba previsto.

Otras fuentes apuntan que el rango de precios de la OPV, de entre 6.225 y 8.025 millones de euros –entre 41,5 y 53,5 euros por acción– habría producido recelos entre los bancos colocadores. Los analistas consultados por este periódico esperaban una horquilla más ajustada. Los coordinadores globales son Merrill Lynch Bank of America, Morgan Stanley, Goldman Sachs, Santander y BBVA.

La OPV de Aena para sacar a Bolsa hasta el 28% de la empresa está diseñada con tres tramos. El minorista general, con un 9% del total de la oferta, el tramo para empleados con un 1% y el tramo de inversores cualificados con un 90% del total. El informe de valoración de Société Générale, que acompaña a los coordinadores como colocador del tramo institucional, asigna un rango de valoración de entre 5.700 (38 euros por acción) y 8.100 millones de euros (54 euros por título) para el 100% del capital. Pero muchos otros informes de entidades colocadoras –Enaire ha dispuesto de 13 análisis distintos– indicaban un precio inferior incluso al más bajo de la banda indicativa conocida el pasado viernes.

Fuentes conocedoras de la operación apuntan que el sondeo preliminar entre inversores institucionales ha sido muy positivo, pese a los vaivenes de las Bolsas en las últimas semanas –el Ibex marcó un mínimo en los 9.670 puntos el jueves 16 de octubre– y a la amenaza desatada por los contagios de ébola. Esta sería la explicación de por qué el rango de la banda orientativa de precios.

Eso sí, los gestores de fondos consultados advierten que un buen precio, con recorrido en Bolsa a medio plazo, sería de unos 5.000 millones de euros. Sus principales competidores, la alemana Fraport y la francesa ADP, cotizan a alrededor de nueve veces el ebitda frente a la capitalización más deuda. Estas dos compañías han caído alrededor de un 5% en Bolsa en las dos últimas semanas.

Los informes de bancos del sindicato y también de no colocadores consultados por este periódico indican que el beneficio neto para el presente ejercicio de Aena sufrirá una caída, hasta situarse por debajo de los 500 millones de euros, frente a los 597 millones del pasado ejercicio. El próximo año, sin embargo, la cifra del resultado neto volvería a acercarse a la conseguida el pasado ejercicio.

Uno de las ventajas competitivas de Aena radica en la baja utilización de la capacidad de sus aeropuertos, del 56%, frente al 79% de media del sector, gracias a sus inversiones anuales de 1.300 millones en los últimos 14 ejercicios. Este hecho permitirá a la compañía sacar partida de unas necesidades de inversión inferiores durante los próximos años.

Otro de los puntos fuertes del gestor de aeropuertos español está en el potencial de su ebitda. Uno de los colocadores estima un incremento en términos anualizados de más del 6,5% hasta 2017. En función del precio final de colocación, la rentabilidad por dividendo de Aena, que se ha comprometido a repartir la mitad del beneficio, estará situada entre el 3% y el 4%. Los pequeños inversores, a los que se destina el 9% de la oferta, podrán solicitar sus acciones, una vez que la operación reciba las autorizaciones, en la mayor parte de los bancos españoles. Comercializan los títulos BBVA, Santander, Banca March, Banco Cooperativo, Sabadell, BMN, Mediolanum, Popular, Bankia, Bankinter, Beka Finance, CaixaBank, Caja Laboral Popular, Cecabank, GVC Gaesco, Ibercaja, Norbolsa, Renta 4 o Unicaja. La petición más baja deberá ser de 1.500 euros.

La privatización del gestor de aeropuertos será la de mayor tamaño desde la de Endesa en junio de 1998, cuando el Estado recaudó más de 6.200 millones al vender el 30% de la compañía eléctrica

Ingresos de 3.100 millones

En esta privatización, Enaire, la compañía a través de la que el Estado mantendrá el 51% de Aena ingresará al menos 3.100 millones de euros, según la banda orientativa de precios publicada por el consejo consultivo de privatizaciones. Aunque en el folleto definitivo puede haber modificaciones. En el mejor de los casos para el Gobierno, si la OPV se coloca a un precio de 53,5 euros por acción, el ingreso rondaría los 4.000 millones de euros.

Eso sí, el núcleo duro podría quedar fuera de Aena en caso de que se optara por la valoración más alta. Los March, a través de Corporación Financiera Alba, se han comprometido a pagar hasta 53,33 euros por acción para hacerse con el 8%; Ferrovial ha puesto encima del tapete 48,66 euros por acción para controlar el 6,5%;y el fondo británico The Children’s Investment, 51,6 euros para hacerse también con el 6,5%. En caso de que el precio fijado en la OPV fuera superior a los comprometidos, estos accionistas no tendrían obligación de seguir adelante con la adquisición. Los tres socios, que en conjunto controlarían el 21% del capital de Aena, se han comprometido a no vender ni una sola de sus acciones antes de un año desde el debut.