El juego llega en noviembre a PS4, Xbox One y PC
Primeras impresiones con Assassin's Creed Unity

Primeras impresiones con Assassin's Creed Unity

La semana pasada se celebró la feria Madrid Games Week, un evento que ha tenido una gran afluencia de público y que ha permitido disfrutar de algunos de los gandes títulos que llegarán a PS4, Xbox One y Wii U en los proximos meses. Entre esos adelantos ha estado Assassin's Creed Unity, que se ha podido probar durante la feria.

En un espacio propio, los asistentes han podido disfrutar de algunos minutos de Assassin's Creed Unity. Hemos podido comprobar de primera mano el trabajo realizado hasta ahora en el juego y durante algunos minutos hemos tenido a nuestro alcance la versión de Unity para Xbox One. Aunque todavía no era la versión definitiva del juego, que presentaba algunos pequeños fallos relacionados con el control y la relación de Arno con su entorno, esta primera toma de contacto ya ha adelantado buena parte del tremendo trabajo desarrollado por Ubisoft.

Assassin's Creed Unity promete ser un juego a la altura de lo esperado, manteniendo las claves de una saga muy exitosa pero avanzando un poco más. Lo primero que llama la atención es el tremento trabajo de Ubisoft para conseguir una ambientación espectacular, con un grado de detalle sobresaliente.

Esta entrega de Assassin's Creed se desarrolla en Francia durante la Revolución y Ubisoft ha cuidado todos los detalles para conseguir transmitir el ambiente y el estado de la ciudad. Más allá de recrear París de una forma sobervia, las calles tienen vida propia y es increible el volumen de personajes secundarios y las acciones que interpretan. Se nota que las consolas de última generación ofrecen más posibilidades a la hora de ejecutar juegos más complejos y Ubisoft ha conseguido aprovecharlo para presentar una ciudad viva, cargada de detalles.

El resultado de recrear París con tanto detalle y de dotar de vida a sus calles es una experiencia muy realista, en donde las posibilidades parecen infinitas. Entregas anteriores ya habían conseguido capturar entornos tan ricos como Florencia durante el Renacimiento, pero en Unity el tamaño de la ciudad y el volumen de gente es muy superior.

Gráficos, control y jugabilidad

En el campo gráfico, es una gozada disfrutar con París y poder recorrer la ciudad, que presenta una estética totalmente realista. El nuevo motor gráfico utilizado por Ubisoft eleva un peldaño más el realismo, que en entregas anteriores también era realmente bueno. En este caso, la inmensidad de los edificios y de la ciudad en sí suponían un reto para los diseñadores y Ubisoft ha sabido estar a la altura.

El juego aprovecha el potencial de PS4 y Xbox One y se nota en detalles como la luz. París, considerada por muchos como la ciudad de la luz, ofrecía todo un reto a Ubisoft, y los primeros compases con el juego confirman que se ha superado. El tratamiento lumínico es muy detallista y se aprecian muchos matices. El inteor de los edificios es donde más se nota este trabajo y la experiencia gráfica es sobresaliente.

Gracias a ese aumento de opciones de imagen se aprecian distintos entornos y el juego adquiere un realismo muy agradable. Además, a nivel de secuencias de acción, también se nota que el potencial de PS4 y Xbox One da más juego y el título es un espectáculo visual.

En lo que a control y jugabilidad se refiere, hay pequeñas mejoras y la experiencia es ligeramente distinta. Ubisoft había prometido mejoras en el 'parkour' y ha cumplido. Arno, el protagonista, se mueve la ciudad de forma más fluida y en los descensos se disfruta de un mayor control. Habrá que ver el verdadero rendimiento del juego en este sentido en su versión final, pero lo adelantado en Madrid Games Week confirma que se ha mejorado sin romper con el control tradicional.

Sobre la jugabilidad, hay que destacar que los elementos anteriores tienen bastante peso. En concreto, el hecho de que Paris esté repleto de gente es importante y hace que moverse por la ciudad no sea tan fácil como en entregas anteriores. La sensación de “descontrol” y peligro constante se transmite y el jugador vive en alerta durante el juego.

En los combates se aprecian mejoras, con un grado de dificultad algo superior. En la fase jugada hay momentos en que los soldados atacan en grupo y se convierte en todo un reto el hecho de sobrevivir. Las secuencias de lucha requerirán de más estrategia y las muertes sencillas tienden a desaparecer. La esgrima se ha pulido y habrá que apostar más por la infiltración que por el ataque frontal si se quiere sobrevivir.

Con todos estos elementos, la primera toma de contacto con Assassin's Creed Unity solo se puede calificar de positiva. Se cumple lo visto hasta ahora y lo adelantado por Ubisoft, con un juego que ofrece una ciudad increible a efectos visuales y de contenidos, con una jugabilidad evolucionada y perfeccionada. A partir del próximo 13 de noviembre los usuarios podrán comprobar por ellos mismos el potencial de este nuevo Assassin's Creed Unity.

Normas