Presupuesto maestro: definición y subsecciones

Persona realizando cálculos

El presupuesto maestro engloba todas las áreas de una empresa, por lo tanto se puede considerar como la culminación del proceso de planificación, donde tienen cabida distintos aspectos como son la producción, ventas o las compras.

En el presupuesto maestro tienen cabida todos los gastos, pero también está formado por otros dos presupuestos más pequeños como son el financiero y el de operación. Este último, a su vez está constituido por otros presupuestos más pequeños, entre ellos el de cuentas, donde aparece la previsión de las posibles ventas. Con ello podrás hacerte una idea de lo que puedes producir y el coste que tendrá para las arcas de la compañía. Es preciso tener en cuenta la materia prima necesaria y la mano de obra que se contratará, los costes indirectos de producción y los costes que todo esto supondrán para la empresa.

Cuando se tenga muy claro la cantidad de materia prima necesaria para empezar a trabajar será el momento preciso para realizar el pertinente presupuesto de las compras. De esa manera conseguirás los productos a mejores precios y no tendrás problemas con el tiempo. Lo recibirás a tiempo y estará disponible para tus clientes cuando así lo requieran.

A la hora de definir el presupuesto de operación se abordará principalmente la ganancia que se espera conseguir. En lo referente al presupuesto financiero, quizás no entraña tantas complicaciones, ya que en él sólo se tiene en consideración el efectivo con el que vas a contar y las distintas inversiones que vayas a realizar en un breve periodo de tiempo, para mover el capital disponible y de esa manera obtener el mayor beneficio posible. Una vez que lo hayas finalizado tendrás a tu alcance la verdadera situación financiera de la compañía, y sabrás si vendrán buenos o malos tiempos. Será una manera de estar preparado para lo que depare el futuro. Con estos datos tendrás la posibilidad de estar puntualmente informado sobre la situación económica de la compañía y realizarás una serie de previsiones que garantizarán o no el proyecto que tengas en marcha. Sin duda es recomendable hacerlo.