Se disparan las ventas a través de dispositivos móviles

Foto de M. Armentia
Foto de M. Armentia

El comercio electrónico móvil en México atraviesa por un gran momento. Es tal la importancia de estos dispositivos, que del total de las ventas que se realizan a través de este canal, el 18% tienen como protagonistas a las tabletas y los teléfonos inteligentes. Así lo explica el vicepresidente de comScore México, Iván Marchant.

Para ello se basa en el informe que lleva el título de 'Dispositivos Móviles: Hábitos del consumidor mexicano'. Durante el mes de junio, los mexicanos gastaron 13.500 millones de pesos, de los cuales un 5% de estas operaciones se hicieron con una tablet, mientras que el 13% tuvieron como protagonista a un smartphone. En palabras de Marchant durante la Expo Comercio Electrónico 2014, esta cifra "equivale a cerca de 2.300 millones de pesos".

Durante el mes de junio ocurrió un aspecto muy llamativo, y es que México consiguió rebasar a Estados Unidos en el capítulo de comercio móvil, donde el 12% de las compras digitales se realizaron  a traves de estos dispositivos móviles. Hay dos motivos que justifican estos datos. Y es que cada vez son más las personas con un mayor poder adquisitivo alto y que se pueden permitir un teléfono inteligente, mientras que una segunda razón es la edad de los que compran con estos aparatos, que por lo general son personas jóvenes.

Pese a superar a Estados Unidos, en este apartado, el vicepresidente de esta consultora aún aprecia ciertos síntomas preocupantes que dejan en un lugar rezagado a México en el capítulo de adopción de dispositivos móviles, ya que su penetración se situó en el 88% al término del año pasado frente al 100% de otros países como Argentina o Brasil.

Iván Marchant, en este sentido, entiende que hay "una baja penetración de móviles en México, pero sin embargo, estamos consumiendo mucho". Hay que decir que una cuarta parte de las paginas web en el país son visitadas a través de un medio diferente al ordenador de escritorio, lo que supone el doble respecto al año pasado y coloca al país por encima de Argentina, Chile o Brasil.