La demanda alcanza los 11.270 millones

El Tesoro coloca 5.000 millones de euros en bonos ligados a la inflación

El Tesoro prepara una nueva emisión de bonos ligados a la inflación.
El Tesoro prepara una nueva emisión de bonos ligados a la inflación. EFE

El Tesoro público español abrió hoy su tercera emisión de deuda ligada a la inflación europea, bonos a 5 años a un precio inicial de 60 puntos básicos sobre el “midswap”, el tipo de referencia para este tipo de emisiones, en la que esperaba captar unos 3.000 millones de euros.

Y la operación se ha cerrado con la emisión de 5.000 millones de euros a través de una colocación sindicada, después de recibir una demanda por 11.270 millones de euros, según ha explicado el Tesoro en un comunicado. La participación de inversores no residentes ha alcanzado el 74,4% de la sindicación, en la que destaca la participación de inversores de Reino Unido e Irlanda, con el 17,6%, de Francia, con el 15,9% y del continente asitático, con el 11,3%. 

Se trata de la tercera emisión de este tipo que celebra el Tesoro este año, tras haber estrenado en mayo este tipo de emisiones y haber conseguido desde enero más de 6.000 millones de euros con este sistema.

En esta ocasión, Citigroup, JP Morgan, BBVA, CaixaBank, BNP Paribas y Société Générale son las entidades financieras colocadoras.

El pasado 13 de mayo el Tesoro colocó 5.000 millones de euros en un bono a 10 años ligado a la inflación, la primera emisión de estas características que lanzaba España y que recibió una fuerte demanda por parte de los inversores, que solicitaron 20.300 millones de euros.

En esa ocasión, se trató de una referencia a diez años con vencimiento el 30 de noviembre de 2024 y un cupón real del 1,80 %; su rentabilidad real fue del 1,835 %.

Posteriormente, el 10 de julio, el Tesoro adjudicó 1.004,12 millones de euros mediante la emisión de bonos a diez años ligados a la inflación en la zona del euro a un interés marginal del 1,483 %.

Los bonos europeos ligados a la inflación se diferencian de los bonos nominales en que su principal (importe) evoluciona según el Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA), excluido el tabaco.

A diferencia de un bono nominal, que todos los años paga un cupón fijo, el bono ligado a la inflación va creciendo porque el principal aumenta con la inflación.

La Estrategia de Financiación del Tesoro prevé la celebración de subastas especiales, convocadas “ad hoc” y fuera del calendario habitual con el objetivo de mejorar la liquidez de un bono en concreto.

En las dos emisiones precedentes que el Tesoro ha llevado a cabo ligadas a la inflación la presencia de inversores extranjeros ha sido muy relevante.

En conjunto, las compras de deuda pública española por parte de inversores extranjeros alcanzaron en agosto el 45,56 % del total y marcaron un nuevo récord en 326.000 millones de euros, casi 100.000 millones de euros más que hace un año.

Y en términos absolutos, la cifra es la mayor desde que se lleva ese tipo de registros, en 2001.

Desde septiembre del pasado año, los inversores extranjeros no han dejado de incrementar de forma sostenida mes a mes su cartera de deuda pública española, con un único descenso en enero de este año.

El fuerte apetito inversor extranjero por la deuda española ha permitido que este ejercicio, la factura del pago de intereses de este año esté 5.000 millones por debajo de lo inicialmente presupuestado.

Si en un primer momento estaba previsto que España emitiera este año en términos netos 65.000 millones, finalmente se quedará en unos 55.000 millones.

En lo que va de año, el Tesoro ha captado 112.905 millones de euros dentro del programa de financiación regular a medio y largo plazo, un 87,3 % de la previsión de emisión para todo el año.