24.000 millones en fondos de rentabildad objetivo, sin potencial

La bajada de tipos se lleva por delante a los nuevos fondos garantizados

En los tres últimos meses han registrado 951 millones de salidas

Los expertos recomiendan traspasar el dinero a otros productos

Un grupo de brókers en Wall Street.
Un grupo de brókers en Wall Street.

Los fondos de rentabilidad objetivo han hecho furor durante los dos últimos años. Las gestoras de los grandes grupos bancarios han apostado por este tipo de productos para sustituir a los exitosos fondos garantizados, derivando hacia ellos miles de millones de euros. Sin embargo, su Edad de Oro tiene los días contados.

Su sencillo sistema de funcionamiento explica tanto su buena evolución inicial, como sus escasas perspectivas de futuro. Las gestoras que los lanzaron utilizaron como activos subyacentes bonos emitidos por las Administraciones Públicas en los momentos de máxima tensión financiera para España –primer semestre de 2012–, donde se prometían rentabilidades anuales entre el 4% y el 6%. Después, bastaba con calcular la tasa interna de retorno de esos activos, descontarle gastos de gestión y depositaría, y comercializarlos con el gancho de un objetivo de rentabilidad muy seguro.

Lo que ha ocurrido desde entonces es que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, se comprometió con firmeza a no dejar caer a ningún país de la eurozona, lo que ha llevado a un rally sin precedentes en la deuda pública. Esto ha reducido drásticamente la rentabilidad a vencimiento de los activos que componen las carteras de los fondos de rentabilidad objetivo, provocando que estos productos alcanzaran sus metas de rendimiento con mucha antelación. 

Como consecuencia, lo que se puede esperar hasta su vencimiento, no es solo una rentabilidad menor sino una pérdida, porque los rendimientos esperados serán menores que el coste de las comisiones, según explican varios expertos.

Un caso práctico

Guillermo Aranda, director general de la gestora atlCapital pone un ejemplo concreto. “El fondo Barclays Renta Fija 2016 ofrecía en su folleto un objetivo de rentabilidad no garantizada del 3% anual. La rentabilidad bruta esperada para todo el periodo de referencia, de mayo de 2012 a noviembre de 2016, era del 19%. Sin embargo, ese fondo ya ha acumulado una rentabilidad del 19,5%”, explica el gestor. “Dado que las perspectivas de rentabilidad de los activos que tiene en cartera son, hoy por hoy, del 0,5% y que las comisiones que aplica son mayores, para los próximos años esta inversión producirá pérdidas”.

En el caso del producto analizado, la clave es que el activo subyacente es una emisión del Instituto de Crédito Oficial (ICO), de enero de 2012, que ofrecía un cupón del 4,625%, con vencimiento a cinco años. En uno de los momentos de máxima tensión en la prima de riesgo española, esas eran las rentabilidades que el Tesoro y otras Administraciones Públicas tenían que ofrecer para financiarse.

La lista de entidades que ha emitido este tipo de productos es inacabable: Bankia Objetivo 2019, BBVA Bonos 2021, Santander Cumbre 2018, Bankinter Renta Fija Roble 2019, Kutxabank Horizonte Enero 2017, FonCaixa Horizonte Enero 2018... son algunos de los fondos analizados por atlCapital y que tendrán problemas de rentabilidad en los próximos trimestres.

Los expertos consultados recomiendan traspasar el dinero ahorrado en este tipo de fondos a otros productos que tengan mejores perspectivas, como los fondos renta fija mixta o los fondos de retorno absoluto. “El inversor debería aprovechar una de las ventanas de liquidez que ofrecen, para no tener que pagar una comisión de reembolso [que puede llegar al 1%] y buscar otro producto mejor”, reflexiona Martín Huete, exdirector general de Caja España Fondos.

De acuerdo con los últimos datos facilitados por AC Gestión, los 292 fondos con objetivo de rentabilidad tenían un patrimonio acumulado al cierre de septiembre de 24.100 millones de euros, con un crecimiento acumulado en lo que va de año del 46,4%. La mayor parte de este aumento se debe a la revalorización de los activos de estos fondos por el final del rally de la deuda. Sin embargo, las suscripciones netas han empezado a frenarse y, de hecho, los dos fondos que más retiradas sufrieron en agosto fueron dos productos de esta categoría: FonCaixa Rentas Octubre 2018 y FonCaixa Rentas Julio 2019. De acuerdo con datos de Morningstar, en tres meses esta categoría ha registrado la salida de 951 millones de euros.