Valor a examen

Abengoa, de la diversificación geográfica a la financiera

Abengoa, de la diversificación geográfica a la financiera

La fuerte diversificación geográfica por la que viene apostando Abengoa es una de las fortalezas más reseñables de esta compañía andaluza, que aúna soluciones tecnológicas en el campo de la energía y el medio ambiente.

El 28% de las ventas de la firma procede ya de Estados Unidos, otro 19% viene de Latinoamérica, y solo un 16% depende directamente de España, prácticamente lo mismo que sus negocios por el resto del mundo, sin incluir otro 12% del resto de Europa y un 10% de Brasil. Una presencia internacional que le reportó 3.405 millones de euros de ingresos en el primer semestre del año, cuando cosechó un beneficio neto de 69 millones de euros, un 2% más que en el mismo periodo de 2013.

El fuerte endeudamiento de la compañía, con 2.442 millones de deuda neta corporativa a cierre de junio, es decir, 2,5 veces su beneficio de explotación, es, sin embargo, su mayor lastre, a juicio de muchos de los analistas consultados. Esta misma semana, con todo, Abengoa ganaba un tiempo precioso al cerrar un acuerdo de refinanciación de su deuda por 1.400 millones con más de una decena de bancos, que le permite retrasar los vencimientos hasta 2019 y rebajar su coste de financiación entre 100 y 125 puntos básicos.

“Una parte de este importe será destinado a amortizar el préstamo existente y la otra a financiar proyectos concesionales”, explican los analistas de Bankinter, quienes opinan que “el hecho de que haya conseguido refinanciar deuda es positivo”, aunque matizan que “el endeudamiento continúa siendo uno de los principales problemas de Abengoa”.

“La deuda neta de la compañía continúa siendo muy elevada, cerró el primer semestre en 8.545 millones de euros, lo que implica un aumento del 7,2% con respecto al semestre anterior y representa un ratio sobre fondos propios de 3,2 veces”, detallan. “El rating actual de Abengoa según Standard & Poor´s es B con perspectiva positiva, y no pensamos que vaya a mejorar si la compañía no consigue reducir deuda, independientemente de que refinancie su apalancamiento”, concluyen en Bankinter.

La firma, no obstante, ha puesto en marcha una ambiciosa estrategia multicanal este año para ir reduciendo su carga de deuda y rebajando su dependencia de la banca. “Cuando tienes una necesidad agudizas el ingenio y Abengoa ha sido siempre tremendamente pionera en temas de financiación”, avanzaba este verano Manuel Sánchez Ortega, consejero delegado de Abengoa, en una entrevista concedida a Efe-Dow Jones.

Un primer paso llegó el pasado mayo, cuando la firma se convirtió en la primera compañía española en entrar en el índice Nasdaq a través de su nueva filial, Abengoa Yield. Se trata de un novedoso instrumento financiero en los que las compañías energéticas y de materias primas, mayoritariamente, depositan activos especialmente rentables y con flujos regulares de caja a fin de asegurar la captación de inversión.

La cotizada, con la que captó más de 800 millones de dólare en su salida a Bolsa (610 millones de euros), proporciona a la empresa matriz “una fuente adicional de capital a bajo costo” y “a largo plazo”, exponen los analistas de JP Morgan.

Por otra parte, la compañía emitió por primera vez “bonos verdes” por 500 millones de euros y vencimiento en 2019, a través de su filial Abengoa Greenfield, a finales de septiembre. Se trata de un nuevo modelo de emisiones que se colocan bajo el compromiso de destinar el dinero recaudado a proyectos responsables con el medioambiente.

Una iniciativa que los analistas de Sabadell consideran “positiva” y que junto al lanzamiento de la filial de alta rentabilidad en la Bolsa neoyorquina “están en línea con la estrategia de la compañía de generación de caja y reducción del endeudamiento de la matriz”.

“Abengoa tiene hoy una base mucho más fuerte de la que tenía hace un año”, resumen desde BNP Paribas. La entidad, que acumula un alza del 87% en el año, se ha dejado un 5,8% en la semana hasta los 3,885 euros por acción, pese al anuncio del acuerdo de refinanciación, en lo que algunos analistas explican como las ventas con la noticia de lo que se compró ante el rumo de la operación.

Las claves del valor

- Recomendaciones:

Las acciones de Abengoa cerraron el viernes en los 3,855 euros. El precio objetivo medio que le conceden los 13 analistas que siguen Abengoa B -la marca bajo la que cotiza en el Ibex 35- se sitúa en los 4,90 euros. De este grupo, ocho expertos recomiendan comprar mientras que tres aconsejan vender y dos sugieren mantener el valor en cartera.

- Objetivos:

La dirección de Abengoa aspira a cerrar el año con unos ingresos de entre 7.900 y 8.000 millones de euros, lo que suponen un incremento de entre el 7% y el 9%, así como un ebitda (beneficio bruto de explotación) de entre 1.350 y 1.400 millones de euros, es decir, un incremento de entre el 10% y el 14% respecto al ejercicio anterior.

- Previsiones:

Los analistas de BNP Paribas, por su parte, vaticinan unos ingresos de 8.165 millones para este año, pero reducen el ebitda esperado a 887 millones y los beneficios netos a 236 millones.