Ofrecen un diferencial del 1,80% y 1,75%, respectivamente

BBVA y Abanca se suman a la guerra hipotecaria

Vista de un escaparate de una inmobiliaria en Madrid, con anuncios de pisos en venta.
Vista de un escaparate de una inmobiliaria en Madrid, con anuncios de pisos en venta. EFE

La batalla por captar hipotecas sube de tono con la el lanzamiento de nuevas y atractivas ofertas por parte de BBVA y Abanca, antigua NCG Banco. La entidad presidida por Francisco González ha puesto sobre la mesa la Hipoteca Quiero con un diferencial del 1,80% sobre el euríbor, siempre que se cumplan todas las condiciones requeridas: domiciliación de la nómina con unos ingresos mensuales mínimos de 1.500 euros si es un titular o de 2.000 euros por familia, hacer uso de la tarjeta de crédito, contratar un seguro de vida y vivienda con la entidad, y también un plan de pensiones con una aportación anual superior a 600 euros. Sin vinculación, el diferencial puede llegar al 2,40%. Tiene un tipo fijo inicial durante el primer año sin determinar, según se informa en la página web del banco. No hay comisión de apertura ni suelo hipotecario. La financiación máxima es de hasta el 80% del valor de tasación para la primera vivienda a un plazo de hasta 30 años.

Abanca, por su parte, ha iniciado la comercialización de una hipoteca sin ninguna comisión que ofrece un tipo de salida del 2,80% el primer año y un diferencial del 1,75% añadido al índice euríbor el resto del periodo, con la máxima bonificación. Se requieren ingresos recurrentes de como mínimo 600 euros mensules y la contratación de un seguro de vida, de hogar y seguro de protección de pagos o un plan de pensiones.

El préstamo permite aplazar dos años las cuotas (capital más intereses). Así, el cliente podrá solicitar el aplazamiento dos veces a partir del quinto año del contrato, y como máximo se podrán acumular 24 meses de aplazamiento en los pagos.

La financiación no supera el 80% del valor de tasación o precio de compra de la vivienda, con un plazo máximo de amortización de 30 años.

Después de la contratación, Abanca se compromete a informar al cliente de posibles mejoras en el precio.