La banca lidera los descensos con caídas superiores al 2%

El nerviosismo se apodera de la Bolsa y el Ibex pierde los 10.700

Un peaton pasa por un monitor de la Australian Securities Exchange en Sydney. Ampliar foto
Un peaton pasa por un monitor de la Australian Securities Exchange en Sydney. REUTERS

Las Bolsas han demostrado hoy que, tras un largo recorrido alcista, factores que en otro momento apenas pesarían en el ánimo de los inversores se hacen notar ahora con intensidad. El Ibex llegó a caer el 2,08% durante la jornada, y ha cerrado con un descenso del 1,52% , hasta los 10.686 puntos. En la caída han pesado un cúmulo de factores, todos ellos capaces de sembrar la inquietud en un mercado que cada vez necesitan motores más contundentes para abordar nuevos récord.

El Ibex ya corrigió la semana el 1,37%, sin fuelle suficiente para abordar los 11.000 puntos, y sigue muy pendiente de Wall Street y de cualquier indicador sobre el estado de salud de la zona euro. Los inversores europeos vigilan muy de cerca la evolución de la Bolsa neoyorquina después de los máximos históricos alcanzados este mes. “Estados Unidos lleva dos años subiendo sin corregir en ningún momento más del 10%, apunta Nicolás López, director de análisis de M&G valores, y la apertura en negativo de hoy de Wall Street ha sido motivo suficiente para precipitar las ventas al otro lado del océano. “En cuanto la Bolsa neoyorquina flojea un poco, Europa se pone muy nerviosa”, añade Jesús de Blas, analista de Credit Agricole Mercagentes

La jornada ya comenzó con una primera noticia inquietante. En la Bolsa china, la sesión ha cerrado con descensos bursátiles después de un fin de semana de protestas en Hong Kong, región de China, para pedir más democracia. El Hang Seng, principal índice bursátil de la antigua colonia británica, ha cerrado con un descenso del 1,9%. Las protestas generan incertidumbre en compañías con presencia en Hong Kong como los bancos HSBC y Standard Chartered.

Los inversores también mantienen un ojo puesto en Ucrania, donde los rebeldes del este del país han informado de combates con muertes por enfrentamientos entre el ejército ucraniano y tropas prorrusas en la ciudad de Schástie, que podría poner en riesgo el alto el fuego firmado en la zona.

IBEX 35 6.644,80 0,02%

En España, la consulta independentista en Cataluña empieza a dejarse sentir en los mercados. Los analistas de Bankinter explican que "puede empezar a cobrar importancia la inquietud por el proceso secesionista abierto en España, que podría intensificarse a lo largo de las próximas semanas y que conviene tener en cuenta porque el Ibex no permanecerá indiferente". Y si los riesgos geopolíticos fueron el detonante de la corrección registrada por el Ibex en el verano, hasta el filo de los 10.000 puntos, a estos frentes abiertos se suma la creciente preocupación sobre el estado de salud de la economía, sobre la que el Banco Central Europeo ha sido el primero en advertir. “Va a costar mucho superar los 11.000 puntos, el Ibex ha perdido un importante soporte en los 10.700", añade Jesús de Blas. 

El BCE se reúne este jueves, en un encuentro del que se esperan detalles concretos sobre la gran medida con la que el BCE prevé impulsar la concesión de crédito: la compra de bonos de titulización y cédulas hipotecarias de los bancos. Será el momento para que Draghi detalle el alcance de esas adquisiciones, que los inversores ya prevén que, más pronto que tarde, se amplíen también a la deuda soberana.

En cualquier caso, las medidas del BCE resultarían beneficiosas para la banca en la medida en que la reactivación del crédito servirá para resucitar los márgenes de negocio. Sin embargo, los bancos se han anotado las mayores caídas del Ibex: Sabadell, el 2,83%; Caixabank, el 2,68%; Santander, el 2,58%; Bankia, el 2,52%; BBVA, el 2,01%, Bankinter, el 1,92% y Popular, el 1,8%.

Las dudas sobre la capacidad de la zona euro para salir de la crisis son ahora el mar de fondo en el que se desenvuelve el mercado, extremadamente sensible a los indicadores que aluden a ese ritmo de recuperación. La publicación de un informe del Centro Internacional de Estudios Monetarios y Bancarios ha soliviantado a los inversores, al asegurar que el proceso de desapalancamiento mundial aún no ha comenzado –al contrario, se siguen batiendo máximos tras máximos–.

Entre las referencias importantes del día están los datos de inflación de España y Alemania. Con la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE) en el horizonte, este jueves, las cifras servirán para medir el entorno de baja inflación en la zona euro, una de las causas que guían la acción del organismo central, cuyo mandato es mantener la inflación por debajo pero cerca del 2%. En España, la inflación marcó en septiembre un registro negativo (-0,2%) por tercer mes consecutivo.

Hoy se han publicado en la zona euro los índices de confianza sectoriales que elabora mensualmente la Comisión Europea y que llevan meses deteriorándose. El índice de confianza económica de la región queda en los 99,9 puntos, en línea con lo esperado por el consenso de los analistas y por debajo de los 100,6 puntos del mes anterior. El índice de clima empresarial baja hasta los 0,07 puntos, peor que los 0,10 que manejaban los analistas y también claramente por debajo del dato de agosto (0,16). Además, mañana se publicará en la región del euro la lectura preliminar del dato de inflación del mes de septiembre, que se espera se sitúe en el 0,3%, algo por debajo de la lectura de agosto.

En Estados Unidos, ha habido luces y sombras en los datos publicados. Por un lado, los ingresos personales en agosto subieron un 0,3%, justo lo estimado por el mercado, y los gastos personales subieron un 0,5%, una décima más de lo esperado. Pero las ventas pendientes de viviendas (precontratos pendientes de formalizarse) cayeron un 1% en agosto, cuando el consenso de mercado recopilado por Bloomberg auguraba un descenso muy inferior, de tan solo el 0,5%.

Con todo, la renta variable no debe perder de vista la evolución del euro. La moneda única europea cotiza por debajo de los 1,27 dólares –en mínimos de casi dos años– y acumula una caída de más del 9% frente al billete verde desde los máximos anuales de mayo, cuando rozó los 1,40 dólares

La prima de riesgo, por su parte, comienza la sesión a un nivel algo superior al de hace una semana: está en 125 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,22%.