Exige las mismas reglas para los servicios sustitutivos a los de las telecos

Telefónica reclama la portabilidad de la ‘vida digital’ entre plataformas móviles

Carlos López-Blanco, director general de Asuntos Públicos de Telefónica, durante la presentación del manifiesto.
Carlos López-Blanco, director general de Asuntos Públicos de Telefónica, durante la presentación del manifiesto.

Telefónica quiere ser parte del debate que se prevé tendrá lugar en la nueva etapa que pronto se abrirá en Europa con el nombramiento inminente de los nuevos comisarios para la Agenda Digital y de Competencia. Por ello, la operadora ha presentado este jueves un manifiesto digital donde llama la atención sobre “los desequilibrios” que está creando el rápido crecimiento de internet y el empuje de la nueva economía digital. En su documento, la teleco advierte que “internet está empezando a convertirse en un mundo de restricciones, donde están surgiendo nuevos monopolios. Y esto es algo que nos afecta, porque impacta en la experiencia que tienen nuestros clientes”, dijo Carlos López-Blanco, director general de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica.

El directivo criticó que los operadores de red estén muy regulados, mientras los de internet “actúan con total libertad creando verdaderos monopolios”. En este sentido, explicó, “no pedimos que regulen más a nadie, pero sí que la regulación a la que estén sometidas las empresas que prestan servicios sustitutivos de los que prestamos los operadores de telecomunicaciones sea la misma”.

Para López-Blanco mantener un internet abierto es uno de los elementos absolutamente esenciales en el debate. El ejecutivo denunció que servicios como WhatsApp o Skype no están basados en el principio de interoperabilidad, “y esto genera nuevos problemas”. “Todo el mundo tiene derecho a tener un servicio no interoperable, pero si como en el caso de WhatsApp alcanza cuotas de mercado altísimas, la situación cambia”.

Tirar las aplicaciones

En esta línea, el responsable de Asuntos Públicos de Telefónica advirtió que los sistemas operativos móviles se están convirtiendo en un elemento esencial de la economía digital. “Hay dos [Android e iOS] que tienen un 93% de cuota de mercado y no son abiertos, así que impiden que crezcan otras plataformas móviles abiertas como Firefox, impulsada por Mozilla y promovida por Telefónica, y obligan a los usuarios a tirar todas sus aplicaciones a la basura si deciden cambiar de plataforma”.

El directivo, que señaló que todo esto limita la libertad del usuario, reclamó que los reguladores exijan la portabilidad de la vida digital entre sistemas operativos móviles, igual que un día los operadores tuvieron que aceptar la portabilidad de los números. “Nos gustaría verlo también en los sistemas operativos y en las aplicaciones, porque los ciudadanos deben poder hacer una cosa tan sencilla como mover su vida digital de una plataforma móvil a otra”.

López-Blanco también resaltó que en la actualidad las empresas de servicios de internet, las llamadas over-the-top, no respetan la ley de consumidores que exigen que los usuarios puedan contactar con ellos en caso de un problema. “Si se cae la red de Telefónica, el usuario sabe dónde tiene que llamar, pero ¿qué ocurre cuando se cae WhatsApp?”, se preguntó.

El directivo de Telefónica puso otro ejemplo de la “regulación asimétrica” que buscan corregir. “Google sacó su monedero electrónico sin ningún problema, pero tres operadoras llegamos a un acuerdo en Reino Unido para sacar un servicio de pago móvil y ya nació muerto porque tuvimos que esperar dos años a que Bruselas nos lo aprobara”.

López-Blanco admitió, no obstante, que es necesario discutir la neutralidad de red, pero no solo esa:“Habrá que discutir la neutralidad en todas las partes de la cadena de valor”. El directivo, que defendió que la gestión de tráfico de la red se debe hacer desde los principios de transparencia y de no discriminación, defendió que el desarrollo de internet está demostrando que es necesario que determinados servicios tengan prioridad sobre otros a la hora de acceder a internet. “Es lógico pensar que los coches sin conductor tendrán que tener prioridad en sus conexiones a internet para garantizar la seguridad del tráfico”.

El ejecutivo, que explicó que el manifiesto de Telefónica es global (con especial enfoque hacia Europea y Latinoamericana) y que parte de que internet debe ser abierto y accesible a toda la población, hizo hincapié en lo importante de generar confianza digital, con la transparencia y la privacidad como elementos esenciales.