Por discrepancias con el Banco de Portugal

El presidente del Novo Banco anuncia su marcha tras dos meses en el cargo

Anuncio de una oficina de Novo Banco en Lisboa
Anuncio de una oficina de Novo Banco en Lisboa

El presidente del Novo Banco, Vítor Bento, anunció hoy que dejará el cargo junto a otros dos miembros de su equipo una vez el supervisor portugués les encuentre sustitutos, una decisión que se produce dos meses después de asumir sus funciones.

En un comunicado enviado a los medios de comunicación, Bento justificó su postura por el cambio de “circunstancias” registrado en la entidad en este corto período de tiempo.

Bento fue nombrado el pasado 14 de julio presidente del Banco Espírito Santo (BES), entidad que fue intervenida tres semanas más tarde debido a sus pérdidas millonarias -derivadas de irregularidades contables no detectadas hasta entonces- y dividida en dos: una parte con los activos saludables (“Novo Banco”, bajo su dirección) y otra con los tóxicos, que mantiene el nombre original.

“Nos gustaría subrayar que no salimos en conflicto con nadie, sino que las circunstancias alteraron profundamente la naturaleza del desafío en base al que aceptamos esta misión”, precisó Bento, quien sustituyó en el cargo a Ricardo Salgado.

El economista, de 60 años, confirmó de esta forma la información avanzada hoy por el semanario “Expresso”, y junto a él también renunciarán el vicepresidente, José Honório, y el administrador financiero, Joao Moreira Rato.

Los nuevos administradores del Novo Banco apostaban por un proyecto a medio plazo que permitiese impulsar la entidad antes de colocarla en el mercado, mientras que el supervisor y el Gobierno luso buscan su venta “cuanto antes”, en palabras del ministro de Economía, António Pires de Lima.

“Contribuimos a la estabilización del banco, pusimos en marcha las acciones necesarias para la normalización y mejoría de su funcionamiento y lanzamos la elaboración de un plan a medio plazo. Y ya se inició el proceso para la rápida venta del banco, que se encuentra gestionado por el Fondo de Resolución y el Banco de Portugal”, señala el comunicado publicado hoy.

Bento precisó que comunicaron su decisión al supervisor luso durante esta última semana, “dando tiempo a que se pueda preparar una sustitución tranquila”.

El que fuera designado como sustituto de Salgado es economista de formación, cuenta con un máster en Filosofía, ha publicado varios libros, ejerció de comentarista en medios lusos de forma puntual y es considerado en Portugal como una persona próxima ideológicamente al gobernante Partido Social Demócrata (PSD, centro derecha).

De hecho, ejercía desde 2009 como consejero de Estado al ser designado para esa función por el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, antiguo líder a su vez de esa misma formación política.

También sonó con fuerza su nombre en varias ocasiones como posible ministro de Finanzas, fue responsable del Tesoro portugués, profesor en la universidad y presidente de la empresa SIBS, especializada en pago electrónico y responsable de la mayor parte de los cajeros lusos.