Oficializa que será candidato a las primarias de julio

Sánchez alerta contra la alianza del PP y Podemos para "debilitar al PSOE"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), junto al secretario de Organización y Acción Electoral del partido, César Luena (2d); la presidenta, Micaela Navarro (2i); el secretario de Política Federal, Antonio Pradas (i), y la secretaria de Igualdad, Carmen Montón (d), durante la reunión del Comité Federal del PSOE, el primero de su mandato, que aprobará el calendario de elecciones primarias del partido.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), junto al secretario de Organización y Acción Electoral del partido, César Luena (2d); la presidenta, Micaela Navarro (2i); el secretario de Política Federal, Antonio Pradas (i), y la secretaria de Igualdad, Carmen Montón (d), durante la reunión del Comité Federal del PSOE, el primero de su mandato, que aprobará el calendario de elecciones primarias del partido. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, --que ha oficializado esta mañana su candidatura a las primarias de julio como candidato a la Presidencia del Gobierno ante el primer Comité Federal-- ha propuesto un proyecto “de país” que se aleje de “la resignación” que encarna el Gobierno del PP y del “populismo” que encarna Podemos, organización a la que no nombró en ningún momento.

Así denunció la existencia de “una gran coalición de intereses entre los extremos”, entre la derecha y el “populismo” que, según ha defendido, lo que busca es “debilitar al PSOE”. Ha recalcado que son los socialistas los que pueden ofrecer “esperanza” a los españoles, porque son “la izquierda que aspira a transformar el futuro gobernando el presente”.

Por ello, ha llamado a todos sus compañeros a “rebelarse ante la antipolítica de unos y otros” y a “reivindicar la auténtica política” que es “incompatible con la resignación” que, según ha dicho, propone el PP y con “el populismo”. ·“Ni PP ni populismo, PSOE”, ha reivindicado, al abrir la primera reunión del Comité Federal surgido del Congreso que le confirmó como secretario general.

En un discurso de 45 minutos, el nuevo secretario general del PSOE dió por hechas la retirada por el Gobierno de su proyecto de reforma de la ley del aborto, y la renuncia del Ejecutivo a imponer una modificación de la Ley Electoral para permitir la elección directa de alcaldes. Es más, se atribuyó ambas renuncias a una "victoria" de su mandato recién iniciado.