Tendencias

Los turistas se suben a la bici en España

El país se inspira en Austria y Alemania, pioneros en cicloturismo. Despierta un sector que ya registra unos ingresos de 1.620 millones de euros al año

Los turistas se suben a la bici en España

El camino empieza en Burgos y llega hasta Valencia. La idea es recorrerlo en bicicleta y quienes se suben sobre las dos ruedas para hacer el Camino del Cid son fundamentalmente turistas extranjeros. Esta es una de las rutas en bicicleta que mejor funciona ahora mismo en España, donde se ha despertado el gusto por el cicloturismo. "Es una de las más auténticas, a los extranjeros les sorprenden estos paisajes despoblados y salvajes", comenta Chus Blázquez, cofundador de Pangea, una de las agencias de rutas en bici con 21 años de experiencia en el país.

Aquí observan cómo "la bici está de moda, ha hecho mucho la llegada de la bici pública", en referencia al sistema municipal de alquiler de bicicletas en Barcelona, Sevilla o ahora Madrid, aunque reconocen que su principal mercado lo visten cada vez más los turistas extranjeros, "una tendencia que crece paulatinamente desde hace años". En Alemania y Austria, pioneros en sacar a pasear las bicis en familia a lo largo de sus grandes ríos, apenas luce el sol. Su modelo de turismo en bicicleta, que arrancó en los ochenta, empieza a bajar hacia el sur con el buen tiempo durante buena parte del año.

Para Carmen Aycart, gerente de Vías Verdes, el turismo en bici "está en un momento de clara expansión, hay una verdadera afición a la bicicleta en los entornos urbanos, es un medio de desplazamiento amable que gusta y ahora se está moviendo a España". Vías Verdes es una de las principales propuestas de cicloturismo aquí, con 108 antiguas calzadas de tren que en los últimos 21 años se han ido convirtiendo en caminos para senderistas y ciclistas. "Funcionan muy bien, son tranquilas y asequibles y físicamente no requieren mucho esfuerzo", comentan en Pangea.

Las más atractivas para esta agencia son la Senda del Oso, en Asturias, la Vía Verde del Aceite, que recorre la sierra de Jaén, una antigua calzada ferroviaria de 1876, y la de Ojos Negros, la más larga en España, entre Teruel y la costa valenciana. Desde Barracas, al pie de la sierra de Javalambre, esta ruta desciende a lo largo de 160 kilómetros hacia las huertas valencianas y llega a las orillas del Mediterráneo.

Aunque aún no es una industria, el turismo en bici ya genera 1.620 millones de euros anuales, según un estudio publicado en 2012 por el Parlamento Europeo, con la colaboración de Vías Verdes. A la luz del boom que está experimentando la bici, este organismo y el Ministerio de Medio Ambiente tienen previsto publicar un nuevo estudio la semana próxima sobre el buen comportamiento del sector.

Fuera de las antiguas vías de tren, el Camino de Santiago y la Ruta de la Plata son los clásicos del turismo en bici. "Es una de las más impresionantes en España, un paraíso, sobre todo en el norte de Extremadura", explican en el sector. Pero, hoy por hoy, Mallorca es por ahora la referencia de este tipo de turismo en España.

Es habitual en la isla que los hoteles ofrezcan servicios para turistas que viajan en bici, e incluso ver entrenamientos de equipos ciclistas en la isla. El turismo deportivo fue el primer enganche de Mallorca con la bici, pero poco a poco, Baleares se abre al disfrute de las dos ruedas en familia, y a prácticamente todas las edades. "Aunque aquí por el momento resulta impensable ver a dos personas de 60 años viajando en bici, algo que en Alemania o Austria está completamente asentado", opinan los expertos.

Fuera, Francia completa el ranking de los tres países a la cabeza de cicloturismo en Europa, aunque España e Italia les siguen de cerca. En un informe del sector, el país galo reconoce a su vecino del sur como potencial competidor. ¿Qué tiene España que ofrecer? Por el momento, un mejor clima. El siguiente paso será ofrecer infraestructuras hoteleras con una oferta flexible para atraer al turista sobre una bicicleta. Esa es la especialidad de la compañía Bikefriendly, una joven empresa dedicada a certificar la calidad de hoteles por sus servicios para bicicletas por toda España.

La vía verde de la sierra de Cádiz recibió 150.000 turistas el año pasado

La empresa tiene en su lista hasta 126 alojamientos. En todos hay taller para bicis, un mínimo de herramientas, guarda bicis y recomendaciones de rutas. Todas las rutas salen y llegan hasta la puerta del hotel y se pueden localizar por GPS. Los alojamientos que entran en la red de Bikefriendly suelen acoger un perfil de viajeros en familia "y siempre tenemos lista de espera de nuevos alojamientos. El cicloturismo está atrayendo turistas extranjeros que buscan vacaciones en bici con clima mejor", comentan en la compañía. En Mallorca, por ejemplo, las aerolíneas empiezan a ampliar sus calendarios de vuelos comerciales para adaptarse a este nuevo perfil de viajeros.

El buen comportamiento del sector está despertando el interés por el recorrido que esta industria pueda tener en España. Un informe sobre el impacto económico del cicloturismo en Europa realizado por la Junta de Andalucía, arroja que cada año se realizan 2.300 millones de viajes en bicicleta, de los que 20 millones incluyen noches de hotel. El impacto económico directo de estos viajes alcanza 44.000 millones de euros, de los que 9.000 millones llevan asociadas pernoctaciones.

La referencia para el sector sigue siendo la Ruta del Danubio, la más antigua, popular y más conocida de las cicloturistas en Europa. A lo largo de los 2.857 kilómetros del río Danubio, cruza diez países, aunque la ruta lleva el nombre del tramo más antiguo, el austriaco, de 463 kilómetros. Ya en 1994, esta senda registró 80.000 noches de hotel, con un incremento del 27% en diez años.

En España, la Vía Verde de la sierra de Cádiz es una de las más demandadas. En 2013 recibió más de 150.000 turistas, de los que la mayoría eran extranjeros, según arroja el estudio. El camino, que atraviesa una zona casi exclusivamente rural, apenas tenía servicios turísticos en casi ninguno de los pueblos más cercanos. Ahora, allí hay tres empresas de alquiler de bicicletas, una de transporte de pasajeros, cuatro compañías de turismo activo y 92 plazas de alojamiento.