El déficit de tarifa se dispara un 57% por encima de lo previsto

¿Ha subido el precio de la luz? El Gobierno dice que baja un 8% desde 2011

José Manuel Soria, ministro de Industria y Turismo.
José Manuel Soria, ministro de Industria y Turismo.

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, ha insistido hoy en que el recibo eléctrico se ha reducido un 8% desde 2011 a 2014, frente al 67% que se incrementó en los años anteriores, de 2004 a 2011.

En una jornada sobre el nuevo régimen económico de las renovables organizado por Expansión y Acciona, Nadal ha señalado que el recibo medio es ahora de 50 euros frente a los 30 euros de 2004, ya que los descensos de los últimos años no han podido compensar los fuertes incrementos de los ejercicios anteriores.

Unas subidas, ha subrayado, que además tampoco fueron suficientes para cubrir los costes de un sistema que terminó generando un déficit estructural de 10.000 millones de euros al año, el equivalente a un punto del producto interior bruto (PIB).

“Se puede discrepar de la reforma energética pero no de su necesidad”, ha defendido Nadal ante directivos de las principales empresas de renovables, sector que ha cuestionado duramente los cambios tomados por el Gobierno en sus sistemas de retribución.

Nadal ha insistido en las ventajas del nuevo sistema económico para las renovables -que dejan de recibir primas en función de su producción para cobrar unos incentivos ajustados a una “rentabilidad razonable“- y ha señalado que se parece mucho a lo que ahora plantea la Comisión Europea.

“Bromeo con ellos (Comisión Europea) en que nos deben un copyright”, ha afirmado Nadal.

Asimismo, ha explicado que se ha reunido con las entidades financieras y que éstas le han confirmado que la mayoría de los proyectos renovables se podrán refinanciar, ya que la seguridad del nuevo marco normativo compensa los ajustes que han sufrido algunas instalaciones.

El secretario de Estado también ha subrayado que España va muy avanzada en el cumplimiento de los objetivos en renovables, con un 14 %-15 %, aunque esto ha tenido un coste muy elevado y ha recordado que cada año la partida de apoyo a las renovables ronda los 7.000 millones, que se pagan con el recibo de todos los consumidores.

Los sistemas eléctricos, ha resumido, deben cumplir con tres objetivos -seguridad de suministro, precio razonable para los consumidores y sostenibilidad ambiental- y España, “desgraciadamente”, se olvidó de mirar a la seguridad y el precio.

Sobre los temas aún pendientes de la reforma, Nadal ha avanzado que de forma “inminente” se aprobará el real decreto que regula los sistemas extrapeninsulares, con el objetivo de reforzar las interconexiones entre Canarias y de conectar el sistema balear con la Peninsular.

El objetivo es reducir unos costes, los extrapeninsulares, que rondan los 1.700 millones anuales, ha recordado.

En resumen, y de cara al futuro, Nadal ha señalado que la reforma ha dejado un sistema saneado financieramente, con unos costes contenidos, en el que funcionará un mix de generación variado -con presencia de gas, carbón, nuclear, agua y renovables- y que deberá ir reforzando las interconexiones internacionales. 

Déficit de tarifa

Por su parte, el déficit de tarifa del sistema eléctrico, que se produce porque los costes reconocidos de la actividad regulada son superiores a los ingresos destinados a peajes, ascendió a 3.656 millones de euros en los seis primeros meses del año, según consta en la sexta liquidación provisional elaborada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Este desajuste supera en 1.327 millones, o en un 57%, la previsión de 2.329 millones inicialmente prevista para ese periodo, si bien la CNMC indica que el sistema ha ingresado unos 600 millones de euros procedentes del Tesoro cuyo importe aparecerá reflejado en la próximo liquidación.

Los peajes sufragados por los consumidores ascendieron a 6.023 millones en el semestre, un 5% menos de lo previsto, lo que ha contribuido a que la partida total de ingresos se situase hasta junio en 6.957 millones, un 4% menos de lo pronosticado.

En cuanto a los costes, destaca la fuerte desviación, del 30%, con respecto a las primas del régimen especial, que ascienden a 4.865 millones, frente a los 3.731 millones previstos, lo que contribuyó a que la partida total de costes se haya situado un 11% por encima del pronóstico.

En todo caso, el regulador advierte de la “escasa relevancia” del desajuste del sistema eléctrico hasta junio, debido a los desfases existentes entre la declaración de ingresos y la liquidación de las distintas partidas de coste.

Conforme al nuevo mecanismo de financiación del déficit, las desviaciones transitorias entre ingresos y costes deben ser soportadas por todos los sujetos de forma proporcional a la retribución que les corresponda en cada liquidación mensual.

Esta medida da origen a un coeficiente de cobertura, que en los seis primeros meses del año se ha situado en el 60,5%. Los agentes del sector ven limitados sus ingresos en este porcentaje mientras no vayan llegando ingresos adicionales.  cuanto al sector gasista, el desajuste provisional hasta junio se situó en 365 millones de euros, un 46% más que los 249 millones de euros de desfase registrado en el mismo momento de 2013. Con los ingresos netos de liquidación se obtiene un índice de cobertura del 78,6% de la retribución acreditada.

Los ingresos brutos declarados por las empresas por facturación de tarifas, peajes y cánones ascienden a 1.400 millones de euros, mientras que los ingresos netos liquidables fueron de 1.342 millones de euros, un 6,4% inferior al mismo periodo del ejercicio anterior.

La retribución fija total acreditada a las empresas asciende a 1.707 millones, un 1,4% mayor que la del mismo periodo de 2013. La energía suministrada desde el sistema de transporte y distribución ascendió en el semestre a 146.742 gigavatios hora (GWh), un 12,8% menos.