La compañía se juega con su primer ‘wearable’ su crecimiento futuro

El iPhone 6 examina la mitad de los ingresos de Apple

El martes Apple desvela su nuevo iPhone, con el nombre de iPhone6

El iPhone aporta más del 50% de los ingresos de la compañía

iPhone 6
Logotipo de Apple EFE

Este martes vuelve a ser un día grande para los incondicionales de Apple. Mañana, tras meses de secretismo, la empresa capitaneada por Tim Cook desvelará su nuevo iPhone. Previsiblemente, bajo el nombre de iPhone 6. Una prueba seria para la compañía de la manzana, pues el smartphone más popular del mundo no es solo un móvil más para Apple. El dispositivo es uno de los corazones del negocio de la multinacional. De hecho, en el tercer trimestre fiscal, concluido a final de junio, la firma registró unos ingresos de 19.751 millones de dólares por el negocio vinculado al iPhone, una cifra que supone en torno al 52% del total de la compañía. Igualmente, en el trimestre anterior, en el que se incluía la parte final de la campaña navideña, el iPhone aportó el 57% de sus ingresos.


Hay mucho en juego para Apple, pues entre abril y junio sus ingresos por las ventas del iPhone crecieron un 9% frente al mismo periodo del ejercicio anterior, compensando los retrocesos del 8% en el ámbito del iPad y del 40% en el segmento del iPod.
En estas circunstancias, parece lógico que no solo los fanáticos de Apple estén pendientes de las novedades de la compañía. También la comunidad financiera dirigirá todas sus miradas hacia la empresa que revolucionó la telefonía móvil. La empresa de Cupertino se ha convertido en una de las estrellas mundiales en retribución a los accionistas. En los últimos seis trimestres, la compañía ha devuelto a los inversores un total de 74.000 millones de dólares a través de dividendos y de los planes de recompra de acciones, y el programa total de la empresa prevé destinar cerca de 130.000 millones a retribución al accionista.


Los inversores parecen optimistas. No solo de cara al nuevo iPhone, sino también por el probable y deseado debut de Apple en el negocio de los wearables, los dispositivos vestibles. Pese al castigo de los últimos días, Apple todavía puede presumir de una revalorización anual cercana al 25% gracias al rally registrado entre julio y agosto. Sus títulos se mueven por encima de los 98 dólares, cerca de su máximo histórico de 103,74 dólares registrado en agosto pasado. Esta evolución llevó a la compañía a superar de nuevo la cota de los 600.000 millones en capitalización bursátil, posicionándose como la mayor compañía del mundo.
A la espera de que Apple haga la presentación oficial mañana (19.00 hora local), las expectativas son altas. Estas son las novedades que se esperan:

El iPhone 6 de dos tamaños. Los rumores apuntan a que la compañía presentará dos versiones del iPhone 6, uno con pantalla de 4,7 pulgadas y otro de 5,5. Sería la primera vez que Apple lance un modelo de su icónico teléfono con dos tamaños de pantalla. Un movimiento que respondería a la popularidad que están ganando los terminales de mayor tamaño, y donde Samsung reina. Sin embargo, para simplificar el manejo de un iPhone mayor con una sola mano, Apple habría desarrollado una interfaz específica. Sobre su diseño, todo apunta que el aspecto exterior del nuevo iPhone 6 se parecerá más a los últimos iPad que al de los iPhone 5 y 5S. También el sitio GforGames asegura que su cámara será de 13 megapíxeles, frente a los 8 del iPhone 5S. Vendrá con el sistema operativo iOS 8 y se dice que incorporará un nuevo procesador A8 más potente. Las baterías podrían variar de 1.810 mAh a 2.100 mAh, según tamaño, y sus pantallas podrían ir recubiertas de cristal de zafiro para hacerlas más resistentes, aunque a última hora se han sembrado muchas dudas sobre este punto. El nuevo iPhone podría aterrizar en España en octubre.

El iWatch. El equipo, del que no está claro su nombre definitivo, podría adoptar la forma de reloj o de pulsera inteligente. Sea como fuere, muchos dicen que es el proyecto más ambicioso de Apple desde hace años. El anuncio supone su entrada en el mercado aún incipiente de los wearable. Se especula con que lleva una pantalla OLED de entre 1,3 y 2,5 pulgadas y, según el New York Times, vendrá en dos tamaños para adaptarse a distintas muñecas. También parece que integrará carga inalámbrica y que su pantalla será curva y con cristal de zafiro. Estará muy enfocado a la salud y la actividad física. Su precio rondaría los 400 dólares y no saldría a la venta hasta 2015.

¿Llega su gran apuesta por el pago móvil?

Aunque lo único que se sabe oficialmente es dónde tendrá lugar la presentación de Apple –en el Flint Center de Cupertino (California), el mismo lugar donde la firma dio a conocer el primer ordenador Mac en 1984–, también se da por hecho que la compañía planea apostar fuerte por el pago móvil. Así, se espera que tanto el iPhone 6 como el iWatch integren la tecnología NFC.
Hace unos días, la publicación Re/Code informó de que la empresa de Cook ha llegado a un acuerdo con Visa, Mastercard y American Express. Todo ello con el propósito de que los usuarios de sus dos dispositivos nuevos puedan efectuar pagos por bienes en tiendas. Aunque es verdad que ya hay otras opciones de pago móvil, algunos expertos creen que Apple podría suponer un empujón en este mercado. Los pasos de Apple, de confirmarse, irían en la misma línea que los dados por Google, que firmó acuerdos similares con Visa y Mastercard en EEUU.