Presenta el Lumia 830, su “buque insignia” por menos de 400 euros

Nokia aprieta a Apple y Samsung a base de calidad y buen precio

Nokia aprieta a Apple y Samsung a base de calidad y buen precio

Se suele decir que en el amor, como en la guerra, todo vale. A la situación actual del mercado de la telefonía inteligente la podríamos aplicar más el segundo concepto que el primero, si bien el sector sigue dejando alguna que otra alianza estratégica. Pero en el campo de batalla de la era 4G, cualquier arma puede valer para arañar cuota de mercado.

Después de que Samsung y Sony desvelaran sus apuestas para el segmento de los smartphones, con dispositivos de grandes dimensiones y capaces de realizar múltiples tareas, el protagonismo en la primera jornada de la feria tecnológica IFA de Berlín se lo llevó Nokia. Algo llamativo, puesto que justo hace un año, la compañía de origen finlandés era adquirida por Microsoft, en una operación valorada en más de 5.000 millones de euros. Entonces, se aliaron dos de las empresas más discutidas en el segmento: Nokia, por una estrategia de negocio que le llevó a la ruina tras ser el número uno del mercado móvil hace una década, y Microsoft, porque su Windows Phone no acababa de encontrar su hueco entre Android y el sistema operativo de Apple, iOS. Pero los resultados comienzan a dar sus frutos, como se pudo comprobar con el Lumia 930, su dispositivo de gama alta. Nokia presentaba ayer tres nuevos modelos de smartphone. Pero por encima de todos destaca el Lumia 830, se “buque insignia a precio asequible”, como destaca la marca. Su principal punto fuerte está en la cámara de fotos, que incorpora por primera vez en un dispositivo de gama media la tecnología PureView, que capta con gran calidad la intensidad de los colores y los niveles de iluminación creando fotos de calidad con un tamaño de 10 megapíxeles. El aspecto exterior, con una pantalla de cinco pulgadas y un acabado de calidad más propio de teléfonos de gama superior, también es otro de los puntos que puede anotarse Nokia. Y pese a no ir equipado con un gran procesador, quizá su punto más débil, la ligereza con la que funcionan las últimas actualizaciones de Windows Phone, el 8.1 en este caso, hacen que se mantenga la fluidez de uso.

5.000 millones de euros le  costó a Microsoft la adquisición de los móviles de Nokia hace justo un año

Chris Webber, vicepresidente corporativo de ventas de dispositivos móviles de Nokia, no dudó en poner el Lumia 830 a la altura del iPhone o de los Galaxy de Samsung, asegurando que ni Apple ni el fabricante surcoreano llevan la innovación a los segmentos más asequibles, entre otra serie de referencias a los dos grandes líderes del mercado.

Y es que este modelo, con el que Microsoft persigue fidelizar del todo y ganar cuota como sistema operativo, se pondrá a la venta este mismo mes por 399 euros, IVA incluido y libre. Los otros dos dispositivos presentados, de inferior categoría, están ideados sobre todo para la interacción a través de Skype y para las autofotografías, mejor conocidas como selfies. Son pocos los smartphones que no salen ya al mercado sin complementos que mejoren esta fiebre que invade las redes sociales. El caso de los Lumia 730 y 735, como se denominan, una cámara frontal de gran angular con cinco megapíxeles. El 735 incorpora 4G, mientras que el 730 se queda en el 3G. El primero se comercializa a 265 euros, mientras que el segundo a 240.

Competencia china
Ayer también fue el turno para dos de los fabricantes chinos que están revolucionando el mercado en su país y, en parte, en el resto del mundo. Lenovo, el primer fabricante de ordenadores personales del mundo, presentó dos potentes terminales, bajo el nombre de VIBE X2 y Z2, con pantalla de cinco pulgadas el primero y 5,5 el segundo. El X2 pasa por ser el teléfono de referencia de la marca, con resolución Full HD, procesador de ocho núcleos con 2 gigas de memoria RAM y 32 de almacenamiento interno, y todo por poco más de 300 euros. La compañía sigue sin concretar sus planes de expansión en Europa, ni si lo hará bajo el nombre de Lenovo o de Motorola, que adquirió a Google a principios de año. Su responsable de ventas, Colin Giles, se limitó a recalcar el “carácter global” de la empresa.

Huawei también lanzó su baza para este final de año, el Ascend Mate 7, con un tamaño nada menos que de 6 pulgadas, superior, por ejemplo, a las dimensiones del Samsung Galaxy Note 4, con lo que el fabricante chino se posiciona de manera contundente en el segmento de las grandes pantallas. La suya, además, tiene resolución de 1080p, y ocupa casi la totalidad de la parte frontal del terminal. Con una cámara trasera de 13 megapíxeles y una frontal de cinco, dos gigas de RAM y 16 de almacenamiento ampliable con tarjeta microSD, Huawei apuesta fuerte en el segmento phablet, a un precio de apenas 499 euros.