Se presentan nuevos dispositivos de realidad aumentada

Berlín se ‘viste’ de tecnología antes del paso al frente de Apple

Los primeros asistentes llegan a las instalaciones de la IFA de Berlín.
Los primeros asistentes llegan a las instalaciones de la IFA de Berlín.

La voraz competencia y con ella la constante renovación de productos ha hecho que los dispositivo móviles acaparen buena parte de la atención del sector tecnológico, incluso en las ferias que, por su naturaleza, no estaban enfocadas a ellos. Ese es el caso del IFA de Berlín, la mayor feria tecnológica que se celebra cada año en Europa, y que sirve a casi todos los fabricantes como escaparate para sus nuevas apuestas a corto y medio plazo.

En la capital alemana se reúnen los principales protagonistas del sector, pero no están todos. Y los que están, miran de reojo a la costa oeste de EE UU. Apple amenaza con dar la semana que viene un golpe sobre la mesa, esperado después de unos últimos años de presentaciones por debajo del nivel al que había malacostumbrado la marca. Ese “aquí estoy yo” se traducirá en un nueva versión de su smartphone, con una pantalla que podría llegar a las 5,5 pulgadas, más cerca por tanto de los llamados phablets, a caballo entre tableta y teléfono, y que a falta de confirmación oficial ya ha sido bautizado como iPhone 6. Una novedad importante ya que la compañía californiana entraría en el cuerpo a cuerpo con Samsung y el resto de fabricantes, algo poco habitual en su política de actuación. Pero sobre todo, la mayor novedad sería su primer reloj inteligente, un segmento en pleno crecimiento y que puede tener un punto de inflexión desde la semana que viene.

Nuevo Xperia Z3 Compact, de Sony.
Nuevo Xperia Z3 Compact, de Sony.

Quizá por ello, el resto de fabricantes centrarán su batería de novedades en dos aspectos: la tecnología vestible, principalmente con este tipo de relojes, y unos smartphones cada vez más potentes y con pantallas de mayores dimensiones. En cuanto al primer apartado, todos los análisis indican que se trata del nuevo filón para las compañías del sector. Según un informe de la consultora especializada IDC, el mercado de vestibles o wearables se triplicará al cerrar este año, alcanzando unas ventas de 19,2 millones de dispositivos. Pero solo es el principio. Para 2018, la consultora calcula que se venderán 112 millones de unidades de este tipo de productos, lo que se traduce en un crecimiento medio de las ventas durante estos años del 78%.

Un hueco en el mercado que todos quieren aprovechar. Samsung presentaba hoy ante los medios la nueva versión de su reloj, el Gear S, una apuesta seria por copar una buena cuota de mercado, con la novedad de incorporar su sistema operativo Tizen, en lugar de Android Wear. Su pantalla curva de dos pulgadas se adapta a la muñeca y desde ahí permite realizar y recibir llamadas o estar conectado constantemente a internet, ya sea a través de wifi o de la red, aunque solo a velocidad 3G. “Es el principio de una nueva revolución en el estilo de vida: llevar la experiencia móvil a la muñeca”, afirmaba el presidente de Samsung Mobile, D.J. Lee, quien no desvelo cuándo saldrá a la venta el nuevo reloj.

ZenWatch, el primer dispositivo wearable de Asus equipado con Android Wear.
ZenWatch, el primer dispositivo wearable de Asus equipado con Android Wear.

En eso están los fabricantes, en trasladar la experiencia de los smartphones a donde habitualmente sólo había un reloj. Y en ocasiones, ni eso. Un cambio de costumbres que combaten a través de producto, como Sony, que también ayer presentaba la tercera generación de su reloj: el SmartWatch3, más pequeño que su rival surcoreano al presentar una pantalla, plana en este caso, de 1,68 pulgadas, aunque comparte con el Gear S una capacidad de almacenamiento de cuatro gigas. La compañía anunció que se comercializará a partir de este otoño. LG también prepara el lanzamiento del G Watch R, de diseño circular, y Asus debuta en este segmento con el ZenWatch. Ambos, al igual que el SmartWatch 3 de Sony, con sistema operativo Android Wear.

Realidad aumentada

Mención aparte merecen los nuevos dispositivos de realidad aumentada, que irán ploriferando con el paso de los meses. En este campo, como en tantos otros, Samsung y Sony ya empiezan a rivalizar. La primera con el Gear VR, un dispositivo acoplado a la cabeza y en el que se inserta el Note 4, y que según la compañía permite vivir experiencias, como asistir una obra de teatro, algo que Sony también desarrolla para su PlayStation 4.

El equipo de realidad aumentada presentado por Samsung.
El equipo de realidad aumentada presentado por Samsung.

La empresa japonesa también lanzó sus novedades en cuanto a smartphones, entre las que destaca el Xperia Z3, el nuevo dispositivo de referencia para la marca, apenas unos meses después de presentar el Z2. El Z3 cuenta con una amplia pantalla de 5,2 pulgadas y una cámara de 20 megapíxeles que permite grabación en calidad 4K. Sony también lanza una versión “Compact”, de 4,6 pulgadas, muestra de que lo que antes era estándar ya se ha quedado pequeño.

Los fabricantes chinos también darán que hablar en esta nueva IFA. Lenovo ha dado su primer aviso con la TAB 8, su primera tableta con Android con pantalla de ocho pulgadas y que venderá por 199 euros. Una marca que dará mucho que hablar, a la espera de los frutos de la compra de Motorola y de la llegada de sus smartphones a Europa.