El gigante del lujo se compromete a no lanzar una OPA hostil

LVMH y Hermes ponen fin a "la guerra del bolso"

Bernard Arnault, presidente de LVMH.
Bernard Arnault, presidente de LVMH.

Bajo el acuerdo, LVMH, líder mundial de la industria del lujo, controlado por el hombre más rico de Francia, Bernard Arnault - accedió a renunciar a la mayor parte de su participación del 23,2%por ciento en Hermes y no adquirir acciones de su rival más pequeño durante los próximos cinco años.

Con este compromiso se entierra definitivamente la posibilidad de que LVMH pueda lanzar una OPA hostil sobre Hermes. La perspectiva de esta oferta hostil habia impulsado las acciones de Hermes en el mercado, con una prima en su cotización del 70% sobre la media del sector. Ayer, tras el acuerdo las acciones de Hermes cayeron al cierre del mercado un 3,5% .

"La prima especulativa ha desaparecido", dijo ayer Franklin Pichard, director de Barclays France. El acuerdo, según el cual LVMH redistribuirá su participación en Hermes entre sus propios accionistas, termina cuatro años de la guerra legal entre los titanes de lujo, conocido como la "guerra del bolso" por la prensa.

En 2010 LVMH (cyas marcas incluyen enseñas de de moda Christian Dior y Louis Vuitton, el coñac Hennessy y champán Dom Perigno) reveló que había acumulado una participación del 17% en Hermes. La inversión se realizó entonces a través de una serie de derivados de renta variable en lugar de la compra de acciones directas, que le impidieron tener que declararlos. Hermes, uno de los últimos grupos independientes del lujo de Francia, sigue estando controlada por la familia fundadora, protestó duramente alegando que tenía a su archirrival como el mayor accionista externo.

Es la primera vez que Arnault  (cuyo grupo LVMH ha engullido más de 60 marcas en las últimas dos décadas, incluyendo las importantes tales como joyería romana Bulgari)- abandone la persecución de un objetivo preciado. Pero la tregua, sin embargo, ofrece una solución rentable para LVMH. Las estimaciones de los analistas aventuran que sus plusvalías se elevaran por encima de tres millones de euros  

El Groupe Arnault, la empresa familiar, propietaria de LVMH, será propietaria de un 8,5% de Hermes después de la distribución de la participación. Arnault se ha demostrado como un maestro probado en explotar las tensiones familiares cuando se trata de comprar una empresa. Cuando el conflicto se inició en 2010, observadores de la industria pensaron que el multimillonario buscaría aplicar la misma técnica para Hermès, un conglomerado que tenía más de 100 accionistas familiares divididos entre los  Puech, Dumas y Guerrands. Un año más tarde, la mayoría de los miembros de la familia clave excepto Nicolas Puech, que era dueño de un poco menos del 6% del capital de Hermes, acordaron unirse a un holding que hoy controla la empresa y los ha marcado durante dos décadas, haciendo una toma de posesión prácticamente imposible

El conflicto obligó incluso al regulador bursátil francés a multar a LVMH el año pasado por no revelar adecuadamente su posición accionarial en Hermes. El acuerdo firmado el martes por la noche puso fin a todos los procedimientos legales entre las dos compañías, dijeron ambas empresas en un comunicado conjunto emitido el miércoles. Ahora por cada 21 acciones de LVMH, los accionistas recibirán 1 título de  Hermes a más tardar el próximo 20 de diciembre.