El efecto contable dispara a 547 millones sus resultados a junio

Unicaja multiplica por 12 sus beneficios tras adquirir Ceiss

El presidente de Unicaja, Braulio Medel.
El presidente de Unicaja, Braulio Medel.

Los tres años de pulso que el presidente de Unicaja, Braulio Medel, mantuvo con los responsables de caja España Duero, primero, y con el Gobierno y Bruselas, después, han dado sus primeros frutos para la entidad malagueña.

Unicaja ha logrado un beneficio de 547 millones de euros en el primer semestre de 2014 frente a los 46 millones que obtuvo en el mismo periodo del año anterior. Semejante salto se debe a al efecto contable de la absorción de Ceiss.

“Sin la inclusión del “badwill” o diferencia negativa de consolidación puesta de manifiesto en el momento de la adquisición de Banco CEISS, el beneficio después de impuestos habría sido de 125 millones”, aclara la entidad.

Cifra que aún así supone más que duplicar los resultados de 2013 pese a que los resultados individuales de Ceiss arrojan pérdidas de 27,2 millones. Esta evolución se sustenta en la obtención de un margen de intereses más ingresos por comisiones de 422 millones de euros, 42 más que en el mismo período de 2013, así como en la consecución de 194 millones de euros en operaciones financieras por la venta de deuda pública en el año.

“El crecimiento del margen de intereses, por su parte, se ve condicionado como consecuencia del coste de financiación de los títulos de Banco CEISS suscritos por el FROB (cocos)”, agrega

Unicaja señala además que el “crecimiento de los ingresos procedentes del negocio con clientes han contribuido la importante reducción del coste medio de financiación y la política de diversificación de productos y servicios generadores de ingresos por comisiones”.

En el semestre, la entidad ha incrementado la captación de pasivo hasta situar la ratio de créditos/depósitos en el 88%, reduciendo su dependencia del mercado. Unicaja ha elevado el crédito hipotecario y a particulares reduciendo el inmobiliario, y rebajado un 21,1% la dotación por deterioro de activos hasta 116,3 millones.