Desinversión en Madrid y Cataluña

Saba vende suelo y dos parques logísticos a Prologis

La catalana hace caja ante la inminencia de la toma de nuevos aparcamientos en Barcelona

Sede de Saba en Barcelona.
Sede de Saba en Barcelona.

El grupo de aparcamientos y parques logísticos Saba se ha desprendido de activos en el segundo de sus negocios tras llegar a un acuerdo con la estadounidense Prologis, primer operador mundial de instalaciones logísticas. La compañía que dirigen Salvador Alemany y Josep Martínez Vila ha traspasado el parque logístico de Coslada y sus terrenos en San Fernando de Henares y Camarma de Esteruelas (Madrid), de los que tenía el 100% de la titularidad. Además, la catalana también ha colocado a Prologis el parque de Penedés, operado por CPL, compañía participada por Saba (80%) y Port de Barcelona (20%).

Los términos econóimicos de la opertación no han trascendido. Saba explica que este paso se enmarca en su plan de reordenar la cartera de activos y crecimiento, tal y como avanzó Alemany en la junta de accionistas de este año. La compañía ha hecho caja a la vista de un próximo hito de máxima relevancia como es el cierre de la operación de los aparcamientos de Barcelona (Bamsa).

El parque de Coslada tiene 62.000 metros cuadrados de superficie entre naves y oficinas. Los terrenos de San Fernando y Camarma, en el madrileño corredor del Henares, cuentan con una superfice bruta que roza las 15 hectáreas. Y el parque logíctico de Penedès, en la localidad de Subirats, suma 89.000 metros cuadrados de superfice construida.

Tras esta desinversión, Saba se queda con 620 hectáreas en parques logísticos y la gestión de siete de estos polos empresariales en España, Francia y Portugal. Entre sus principales activos figura el Parc Logistic de la Zona Franca de Barcelona, con 130.000 metros cuadrados de naves industriales.