El torneo comienza este sábado

Bilbao anota primero en el mundial de ‘basket’

Ha vendido el 95% de las entradas que se pusieron a la venta, el 70% a turistas.

Bilbao acogió el programa Plaza 2014, un torneo 3x3 parte de las actividades previas al mundial. FEB
Bilbao acogió el programa Plaza 2014, un torneo 3x3 parte de las actividades previas al mundial. FEB

Este sábado el balón naranja de baloncesto comenzará a botar en las cuatro sedes que acogerán los partidos de la primera fase de la Copa del Mundo de España. Sevilla, Granada, Las Palmas y Bilbao ultiman los preparativos para seis días de competición de los que ya se han vendido entradas equivalentes al 80% del aforo total. Pero si hay un caso llamativo, ese es el de Bilbao.

La capital vizcaína se prepara para una invasión de aficionados. De las 111.000 entradas y abonos que se han vendido para los 15 partidos que se disputarán en el BEC de Barakaldo (entorno al 95% del aforo) el 70% están en manos de aficionados foráneos. Así lo confirma el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luís Sáez a CincoDías: “Prácticamente es un récord en un aforo impresionante como el del BEC [15.000 espectadores]. Esto nos dice que la Copa del Mundo no es un motor simplemente deportivo sino también económico para la ciudad”.

Bilbao cuenta con el atractivo de que la selección de EE UU jugará allí los partidos de la primera fase. Pero las gradas se nutrirán, en su mayor parte, de aficionados turcos y finlandeses, con quienes comparte grupo. Estos últimos serán los que más color den a las gradas del BEC, y a las calles de Bilbao, donde pernoctarán la mayoría de ellos. Cerca de 7.000 ya tienen sus pases para los partidos de su selección, que compite en la Copa del Mundo como invitada, al igual que Brasil, Grecia y Turquía. A diferencia de estas selecciones, la finlandesa cuenta con escasas posibilidades de prosperar en el torneo, pero arrastra a un mayor número de aficionados. A otro nivel, pero también de forma importante, los turcos tendrán una presencia importante en Bilbao, con cerca de 3.000 aficionados que seguirán todos los partidos de su selección.

El gancho de EEUU

Si por algo destaca la llegada de aficionados extranjeros en Bilbao, además de por su gran número, es por los días de estancia. En la ciudad se espera una ocupación “casi total” de las plazas hoteleras de la ciudad durante la próxima semana, ya que estos seguidores asistirán, en su gran mayoría, a todos los partidos que jueguen sus selecciones: los “abonos ciudad”, que permiten ver todos los partidos de la sede, se agotaron en dos días, y los “abonos de día”, con derecho a ver todos los encuentros disputados en una jornada, no duraron más de 24 horas.
En total, se estima un impacto económico para la ciudad de 30 millones de euros, cálculo que parece no verse afectado por las ausencias de los principales jugadores de EE UU:“No hay entradas para su primer partido contra Finlandia. Siguen teniendo un equipo que a todos nos llama la atención. Son muy potentes, muy competitivos, y la diferencia entre tener grandes jugadores y un gran equipo es cómo se comportan esos jugadores. Los que vendrán sí han demostrado que tienen compromiso”, afirma Sáez.

En el resto de sedes ya solo están disponibles entradas para partidos individuales. En Granada, donde la selección española jugará sus partidos en esta primera fase, aún restan entradas de las categorías de precios más elevadas, aunque se espera completar el aforo de de 9.500 espectadores del Palacio Municipal. Allí se estima un retorno de 15 millones. En Sevilla, el protagonismo será para los croatas, griegos y argentinos, cuyas selecciones han agotado las entradas inferiores a 55 euros. La sede de Las Palmas cuenta con una ocupación media de su nuevo Palacio de los Deportes del 75%. Se espera que hasta 5.000 turistas asistan a algún partido, la mayoría aficionados lituanos, eslovenos y mexicanos, más los turistas que estén en la zona.

Optará a ser sede de la Eurocopa 2020 de fútbol

Vista general del estadio San Mamés
Vista general del estadio San Mamés EFE

La progresiva renovación de Bilbao está muy ligada al deporte. Además del Bizkaia Arena, un recinto multiusos con capacidad para 15.000 espectadores, también cuenta con el Bilbao Arena, inaugurado en 2010, con un aforo para 10.000 personas y un llamativo diseño exterior que le hace ser visible desde buena parte de la ciudad. Pero la verdadera joya de la corona es el nuevo estadio de San Mamés, hogar del Athletic Club. No era fácil sustituir a la vieja instalación, de 100 años de historia, pero el diseño tanto exterior como interior del nuevo recinto, ideado por el arquitecto César Azcárate, ha sido elogiado desde que el año pasado, y pese a faltarle un fondo completo, el Athletic comenzara a jugar allí sus partidos. Tanto es así que ha sido el estadio elegido por la Federación Española de Fútbol para optar a ser sede de la Eurocopa de 2020. Una edición especial ya que la UEFA, organizadora de la competición, ha ideado un torneo con 13 sedes dispersadas por toda Europa, a diferencia del formato habitual de concentrar todos los partidos en uno o dos países. El nuevo San Mamés se impuso a La Peineta, futuro estadio del Atlético de Madrid, y competirá con otras 19 candidaturas para hacerse con un hueco en el mapa de la competición. El presidente de la UEFA, Michel Platini, incluso visitó San Mamés en diciembre, y celebró la reunión del Comité Ejecutivo del organismo en Bilbao. Hoy, San Mamés acoge su primer partido con todas sus gradas construidas. 50.000 aficionados esperan certificar el pase a la fase de grupos de la Liga de Campeones, que el Athletic no juega desde 1998.

Para Madrid y Barcelona, sedes de la fase final, habrá más problemas para obtener entradas. Pese a que los cruces no se conocerán hasta acabar la primera fase, ya hay sesiones con todas las entradas agotadas, y ya se cuenta con que no se podrá dar respuesta a toda la demanda.