Consecuencias del accidente nuclear

La crisis de Fukushima costará el doble de lo previsto

Imagen de la ciudad de Ishinomaki, en la prefectura de Miyagi, cuatro días después del tsunami.
Imagen de la ciudad de Ishinomaki, en la prefectura de Miyagi, cuatro días después del tsunami.

El accidente nuclear que tuvo lugar el 11 de marzo de 2011 en la ciudad nipona de Fukushima costará el doble de lo previsto por las autoridades de Japón. Los cálculos realizados por el Ejecutivo en diciembre de ese mismo año fijaban el total del montante en 42.305 millones de euros. Finalmente, el importe ascenderá en las próximas fechas al doble, es decir, 80.800 millones de euros. Las causas del aumento del coste se deben a que el Gobierno nipón descartó gastos en su previsión inicial por considerarlos difíciles de estimar, como el del almacenamiento temporal de los residuos radiactivos.

El cálculo se basa en datos oficiales del Gobierno y de la propietaria de la planta nuclear, Tokyo Electric Power Company. En cuanto a la partida destinada para cada ámbito, se destinarán 35.817 millones de euros para compensar a los evacuados y sus familiares. Este será el montante más abultado y ocupará un 44,3% del total del presupuesto. Por su parte, se distribuirán 18.093 millones para tareas de descontaminación radiactiva, 15.830 para desmantelar la planta accidentada y 7.733 millones de euros para costear el almacenamiento de los residuos y materiales radiactivos recogidos durante estas tareas de descontaminación.

No se descarta que la factura final sea superior aún a la fijada actualmente, pues aún no se han tenido en cuenta posibles gastos futuros para construir un depósito permanente donde depositar los residuos radiactivos.

En un principio, el Estado nipón financiará parte del presupuesto para las tareas de desmantelamiento y descontaminación. Sin embargo, la empresa encargada de la planta nuclear deberá hacerse cargo del importe íntegro, lo que podría tener repercusión en las facturas eléctricas de los consumidores.