Fundador de Hoss Intropia

Constan Hernández, amante de la velocidad y adicto al deporte

‘Karting’, esquí acuático, bici... Todo ello mejoren compañía de sus hijos

Asevera que no es especialmente “marquista” a la hora de elegir su ropa

Constan Hernández, amante de la velocidad y adicto al deporte

El deporte es mi droga”, reconoce Constan Hernández (Talavera de la Reina, Toledo, 1961), fundador de la multinacional española de moda Hoss Intropia. “Me da vitalidad y me encanta la sensación de después de practicarlo”. Snow, bici, gimnasio, esquí acuático, karting... “Sobre todo, lo que me gusta es la velocidad”, confiesa. De hecho, este empresario ha participado en competiciones como la Mini Challenge o se ha subido a un F3 en circuito. “Me encantó montarme a ese monoplaza. La sensación de potencia, con 700 CV, es indescriptible”.

“Ahora mi tiempo libre pasa por estar con mis tres hijos. Hacemos mucho deporte”. Piscina, gimnasio, mucha bici por el campo y, sobre todo, todas las semanas, unas vueltas en un circuito de karting. También está ligado al motor el viaje que recuerda con más cariño en su vida: “20 días de verano en moto por el norte de España. Lo hice antes de la mili, con amigos. Llevábamos tiendas de campaña. Tenía sensación de libertad”.

A pesar de ser un empresario de la moda, asevera que no es especialmente “marquista” a la hora de elegir su ropa. “Esta profesión me permite ir sin traje ni corbata. Suelo llevar camisas blancas o un jersey de cuello alto”. Sin embargo, confiesa “un vicio”: su colección de zapatos, de todo tipo, muchos de ellos comprados en sus viajes de trabajo.

El toque personal

Constan Hernández, amante de la velocidad y adicto al deporte

‘Karting’.“Es un deporte más exigente de lo que la gente piensa. Es lo más parecido a la Fórmula 1 porque vas pegado al suelo”.

Comodidad. Reconoce que el calzado es “un vicio” para él. Habitualmente lleva zapatillas cómodas, tipo New Balance o Converse.

Miami. Un viaje familiar pendiente es ir a Miami, petición de su hijo mayor,además de a África para hacer un safari fotográfico.

Furgoneta. “En mi vida siempre hay una furgoneta”, cuenta. Ahora, también tiene una Volkswagen. “Es genial para viajar con niños”, asegura.

Ropa. “Me gusta comprarme la ropa en Nueva York. ¡Hay tantas opciones!”, relata. Concretamente en la zona del Meat Packing –imagen–. “Hay tiendas de hombre con mucho estilo, de un eclecticismo muy actual”. Entre sus marcas, J. Crew para los básicos.

Gastronomía. Sale más a comer que a cenar. Una de sus debilidades es la cocina japonesa, por ejemplo, en el restaurante Sushi 99, de La Moraleja. Valora sobre todo “el buen producto, de elaboración sencilla”. Entre sus restaurantes favoritos en Madrid, la taberna Nájera y la marisquería Norte y Sur.

Caña. “La cerveza es mi bebida. No hay nada como una cañita bien tirada”, asegura. “En vino no soy muy sofisticado. Me gustan los reservas, como Imperial”.