De Asturias al resto del mundo

Alsa, la vida de los Cosmen en la carretera

En 1964 arranca el servicio regular entre Asturias y Madrid

En 1999, la firma se djudica la gestión del transporte urbano de Marraquech

La Ferrocarrilana, antecedente de la empresa de diligencias de Luarca.
La Ferrocarrilana, antecedente de la empresa de diligencias de Luarca.

En Asturias es toda una institución. Nombrar Alsa es hablar del único medio de transporte que unió por carretera pueblos y pequeñas aldeas del Principado. Y de una familia, los Cosmen. En concreto, de José Cosmen Adelaida, nacido en Cangas del Narcea en 1928, dentro de una familia de antiguos arrieros que con sus carros y mulas hacían el transporte de pasajeros y de mercancías desde el suroccidente asturiano hacia Madrid. Se tardaba ocho días en realizar el trayecto. Así, con esta particular línea de transporte, ­comienza a fraguarse la historia de esta com­pañía.

El padre de Cosmen Adelaida fundó en 1919 una empresa llamada La Popular con un capital de 100.000 pesetas (600 euros), suscrito por él y por amigos y familiares. Sin embargo, esta empresa fracasó. En 1923, en ­Luarca, se funda Automóviles Luarca, SA (Alsa), con unos propietarios que proceden de la arriería. La compañía nació con un capital de 700.000 pesetas (4.200 euros) y una adecuada estructura jurídica. La Guerra Civil debilitó esta empresa, al ­tiempo que Cosmen se había recuperado: tenía un negocio de ultramarinos y una línea de autobuses que cubría la línea de Cangas del Narcea a Villablino (León) por el difícil puerto de montaña de Leitariegos.

Cronología

Alsa, la vida de los Cosmen en la carretera

1918. El padre de José Cosmen Adelaida crea La Popular en Cangas del Narcea. Al poco tiempo fracasó y la familia siguió atendiendo una tienda de ultramarinos.

1923. En Luarca se cons­tituye Automóviles Luarca, Sociedad Anónima (Alsa). Sus impulsores procedían también de la arriería, como la familia Cosmen.

1954. José Cosmen Adelaida, perito industrial, se hace cargo del negocio de autobuses familiar.

1960. Los Cosmen reciben una oferta de compra por parte de Alsa. No venden, sino que se asocian. Ycomienza la gran expansión de la empresa. En esta década se abre una oficina en Ginebra (Suiza), con el fin de ofrecer servicio de transporte a los emigrantes españoles en este país.

1964. Se ponen en marcha las líneas Oviedo-París-Bruselas y el servicio entre Asturias y Madrid.

1984. Cosmen firma un contrato para la explotación de taxis en la región de Shenzhen (China).

1999. Alsa compra por 156 millones de euros Enatcar, la filial de Renfe, lo que les permite dar un gran salto en Europa y en territorio nacional.

2005. Reciben una oferta de compra del operador británico National Express. Como sucediera en los inicios con Alsa, los Cosmen no venden, sino que se integran en la compañía. En la actualidad esperan entrar en el negocio ferroviario.

Cinco de los siete hijos de este empresario estaban internos en colegios de Gijón y Vigo. Y mientras que otros hermanos decidieron seguir con el negocio del comercio, José Cosmen Adelaida, que había estudiado peritaje industrial en la escuela de Gijón, empezó a trabajar con los autobuses y los camiones. En 1954 consiguió un nuevo servicio regular dentro de Asturias (Degaña-Villablino) y, tres años más tarde, el de Pola de Somiedo a Grado, ya que en aquella época estaban construyendo un salto de agua en Miranda y pensó que aquello tenía que mover viajeros. Solicitó nuevos permisos para extender la red de transporte, donde incluyó Oviedo. Entre tanto, Alsa seguía creciendo –tenía estructura jurídica, capital social y tesorería­­– y realizaron una oferta por los autobuses de Cosmen. No estaban en venta, sino todo lo contrario, querían seguir creciendo. Yse integraron en Alsa, donde poco a poco empezaron a tener plenos poderes y a ganarse la confianza de los propietarios y accionistas

Llegaron los años sesenta, década en la que comienza el despegue imparable de la compañía, con servicios regulares a otras ciudades, entre ellas europeas.

En 1964 se puso en marcha la primera línea internacional Oviedo-París-Bruselas, donde comenzaron a operar en régimen de pool (sin saber muy bien en qué consistía, “pero poco a poco fuimos aprendiendo”, reconoció José Cosmen Adelaida) con otras empresas francesas y belgas.

También en 1964 arranca el servicio regular entre Asturias y Madrid. Estas nuevas incursiones hicieron posible que sus vectores se dirigieran a otros puntos de Europa (Suiza, Portugal), ampliando paso a paso su red de transporte y llegando cada vez a nuevas comunidades. Abrieron una base de operaciones en Ginebra (Suiza), con el objetivo de poder transportar a los emigrantes españoles que estaban en la zona. Crearon en este país la empresa Autoturisme Leman (Alsa).

El proceso de internacionalización continuó y en 1984 llegan a la República Popular China. El siguiente paso fue la entrada en Marruecos, mediante la adjudicación de la gestión del transporte urbano de Marraquech, obtenida en 1999.

Empresas punteras en el ámbito de sus respectivas regiones de Galicia, Cantabria –donde adquirieron Intra/Turismo y Transportes y Castilla, en suspensión de pagos– y León pasaron a formar parte de Alsa en los años noventa. En 1999 compraron, por 26.000 millones de pesetas (156 millones de eu­ros), la empresa pública Grupo Enatcar. Esta operación supuso un gran cambio, ya que la compañía adquirida, filial de Renfe, tenía buenas líneas por España y Europa. Pero el gran salto se produjo en el año 2005, cuando Alsa se integró con el gigante británico National Express Group. “Aquí pasó lo mismo que en su día con Alsa, vinieron a comprarnos y les dijimos que no vendíamos, que nos integrábamos”, aseguraba Cosmen Adelaida, quien falleció el año pasado.

Dos años más tarde compraron el grupo Continental Auto, segundo operador nacional de transporte de viajeros por carretera. La historia de Alsa continúa por carretera, a la espera de que se liberalice el negocio ferroviario en España y pueda competir con Renfe.

La segunda generación al frente

La segunda generación de la familia Cosmen sigue al frente del negocio. El presidente es Jorge Cosmen Menéndez Castañedo, nacido en 1968 y continuador del espíritu innovador de su padre, José Cosmen, fallecido en diciembre del año pasado con 85 años, y que en la década de los noventa decidió pasar el relevo a sus hijos. Tuvo ocho hijos y solo cuatro se vincularon al negocio familiar. Ellos habían participado cuatro años antes en la compra de la empresa pública Enatcar.

El reparto de funciones y responsabilidades fue acordado durante un viaje al Tíbet.Jacobo Cosmen se ocupaba de la empresa en Asturias. El negocio en China era para Andrés Cosmen, que se trasladó a vivir a aquel país, donde ha continuado su expansión y ha modernizado el sistema de viajes, fijando horarios de salida y de llegadas. Los autobuses de las empresas chinas solo iniciaban el viaje cuando se llenaban.
Y de la gestión global del grupo se ocupaba Jorge Cosmen, el gran impulsor de la integración de Alsa con la británica National Express en octubre de 2005 –donde los Cosmen se han convertido en socios de referencia– y quien decidió que Continental Auto pasara a formar parte de sus activos por 700 millones de euros.

También es el defensor de la estrategia de diversificación de la compañía, al entrar dentro del accionariado del grupo hotelero AC Hoteles, o de iniciarse en el negocio del vino, además de entrar en sectores como la electrónica, con Temper, o el de calefacciones, con Climastar.