Cuenta con 22.200 millones por los 12.847 millones del grupo italiano

Telefónica aventaja en 10.000 millones en liquidez a Telecom Italia ante la guerra por GVT

Sede de Telefónica.
Sede de Telefónica.

Telefónica y Telecom Italia podrían estar a las puertas de una guerra de ofertas para el control de GVT, la filial brasileña de banda ancha fija de Vivendi. El grupo español presentó a principios de agosto una oferta valorada en 6.700 millones de euros, y ahora la teleco transalpina estudia presentar una alternativa que valoraría GVT en cerca de 7.000 millones. En cualquier caso, el mercado está a la espera de posibles movimientos.

En este escenario, Telefónica mantiene una posición financiera de mayor fortaleza que la de Telecom Italia, según coinciden distintas fuentes del sector. Así, la compañía que preside César Alierta mantenía una posición de liquidez de 22.200 millones de euros a la conclusión del primer semestre.

De ellos, según indicó la operadora en la presentación de sus cuentas semestrales, en torno a 10.100 millones corresponden a la tesorería y equivalentes, sin incluir los recursos atrapados en Venezuela, y 12.100 millones son líneas de crédito sin usar (un 89% son a largo plazo). El grupo no ha dejado de ampliar la captación de recursos en los últimos trimestres. En junio de 2013, si posición total de liquidez era de 21.700 millones de euros. A final de 2013, en medio de la vorágine de captación de fondos para afrontar la compra de la alemana E-Plus, la posición de liquidez de Telefónica llegó a rondar los 25.000 millones.

Por el contrario, Telecom Italia disponía de una liquidez total de 12.847 millones de euros a final de junio, prácticamente la misma cifra que hace un año. En su última presentación ante los inversores, el grupo explicó que 6.500 millones correspondían a las posiciones de tesorería, mientras que el resto, cerca de 6.347 millones, proceden de las distintas líneas de crédito sin usar con bancos y entidades financieras.

En términos generales, Telefónica tiene una deuda total de 42.961 millones de euros, frente a los 27.358 millones de Telecom Italia, aunque el dato no es comparable porque el grupo español tiene un mayor tamaño en términos de ingresos y beneficios. De esta forma, el ratio de deuda neta frente a Ebitda de Telefónica se situaba a la conclusión del primer semestre en 2,43 veces, por las tres veces de Telecom Italia.

En cualquier caso, el conjunto de las operadoras europeas de telecomunicaciones mantienen un alto grado liquidez en los últimos tiempos, marcados por la crisis y las guerras de tarifas, en los que las empresas quieren posicionarse ante el proceso de consolidación que está arrancando. Las telecos, además, necesitan la liquidez para mantener su alto ritmo de inversiones así como para el pago de dividendos.

Así, por ejemplo, Orange mantenía una posición de liquidez a finales del mes de junio de 12.700 millones de euros, de los que cerca de 6.200 millones correspondían a tesorería y equivalentes. En la misma fecha del ejercicio de 2013, la liquidez de la compañía francesa rondaba los 12.400 millones, de los que en torno a 5.900 millones procedían de su tesorería y equivalentes.

Deutsche Telekom, a su vez, tenía una posición total de liquidez de 25.300 millones de euros. La teleco germana contaba al término del primer semestre con una tesorería y equivalentes cercana a 6.600 millones de euros, más unas reservas de liquidez de 18.700 millones, de las que 13.000 millones correspondían a líneas de crédito con bancos sin utilizar y otros 5.700 millones a otros activos de liquidez.

La cifra es menor, no obstante, a la registrada hace un año. Así, en junio de 2013, la posición de liquidez de la firma germana rondaba los 26.100 millones.

Nuevas dudas sobre la posible operación

En los mercados financieros sigue habiendo mucha incertidumbre sobre la posible oferta de Telecom Italia por GVT. Así, la firma Fidentiis señaló que la adquisición tendría sentido para el grupo italiano desde el punto de vista operativo, pero obligaría a la teleco a realizar mayores inversiones en Brasil, algo que seguirá pesando como una losa en su balance. Estos analistas recuerdan que la oferta requerirá la aprobación de los accionistas de Telecom Italia, y Telefónica, todavía uno de los inversores de referencia, se opondrá a la misma.

A su vez, Espirito Santo aseguró que será difícil para Telecom Italia convencer a Vivendi porque su oferta, además representar solo un pequeño aumento con respecto a la propuesta de Telefónica, incluiría un menor pago en efectivo. Además, recuerdan que el objetivo de Vivendi es abandonar el sector de las telecomunicaciones.

Ante la posible entrada en el capital de Telecom Italia en una hipotética ampliación de capital, Exane insistió en que pasar a ser accionista de Telecom Italia podría poner nerviosos a muchos accionistas de Vivendi.

Finalmente, UBS señaló que Telefónica cuenta con mayor capacidad que Telecom Italia para ganar una eventual guerra de ofertas por GVT.