La filial Windpower abrirá su segunda fábrica este año en Bahía

Acciona coloca en Brasil la mitad de sus ventas de aerogeneradores

Acciona coloca en Brasil la mitad de sus ventas de aerogeneradores Ampliar foto

La reciente apertura de una fábrica en Brasil y la ofensiva comercial en ese país han sido toda una tabla de salvación para el negocio de producción y venta de aerogeneradores de Acciona, íntimamente ligado a una de sus actividades centrales, la construcción y operación de parques eólicos. El país suramericano, uno de los más prometedores del mundo en el desarrollo de energías alternativas, ya es el principal mercado para la filial Acciona Windpower por pedidos medidos en megavatios (MW).

La firma española, que tiene paralizadas sus inversiones en renovables en España tras las reformas acometidas por el Gobierno, cuenta con seis contratos de suministro de turbinas de 3 MW en Brasil, el último de ellos firmado con la empresa Atlantic Energías Renovables a finales de junio. Este último encargo incluye la entrega, montaje y puesta en marcha de 51 máquinas AW125/3000, por un total de 153 MW, que generarán energía en el complejo eólico Santa Vitória do Palmar, en el estado de Río Grande do Sul.

Se trata de las turbinas de mayor dimensión en el catálogo de Acciona Windpower, con 125 metros de diámetro de rotor y sustentadas, en el caso de este último contrato, sobre torres de hormigón de 120 metros de altura. Una vez puestos en marcha, el grupo que preside José Manuel Entrecanales se queda con el mantenimiento de los aerogeneradores durante un plazo de 15 años.

El pacto con Atlantic Energías eleva a 666 MW la cartera contratada en Brasil, donde Windpower ha colocado ya 222 unidades del modelo AW3000. El volumen de pedidos, al que podría sumarse un encargo de 117 MW en los próximos meses, supone casi la mitad de los 1.734 MW que Acciona ha vendido en todo el mundo desde inicios de 2013.

El competidor español

Gamesa cuenta con oficina comercial en Sao Paulo y una planta de ensamblaje de nacelles en Camaçari (Bahía). Su cuota en el mercado brasileño de aerogeneradores es del 20% y ha atendido pedidos por casi 2.000 MW desde el arranque de sus actividades en el país. El pasado mes de julio consiguió el suministro de 166 MW a Companhia de Energias Renováveis (CER) y de 48 MW a Eletrosul.

El papel de la fábrica de bujes eólicos que Acciona explota en propiedad en el estado de Bahía ha sido definitivo. El Gobierno brasileño exige, a través de la normativa Finame, que parte de la producción se realice en el país. De este modo, los fabricantes pueden ofrecer sus turbinas a los promotores eólicos con condiciones favorables de financiación del banco público BNDES.

Ahora los planes de Acciona pasan por la instalación de una segunda planta, esta de nacelles (caja que aloja los elementos mecánicos y eléctricos), también en Bahía. La intención de la empresa es abrir la nueva instalación antes de que finalice el año.

Con la producción propia de bujes y proximamente de nacelles, Acciona suele construir las torres de hormigón que sirven de base a los aerogeneradores y compra las palas a fabricantes locales. La plantilla en la primera fábrica es de 125 empleados.

Al margen de Brasil, Windpower tiene contratos de suministro del aerogenerador AW3000 por un total de 894 MW. Destaca el pedido de 300 MW para parques en Texas (EE UU); 252 MW para instalaciones en el estado mexicano de Nuevo León; 102 MW para un parque eólico en Nueva Escocia (Canadá), y 57 MW destinados a otra planta en Turquía. Todos ellos son para clientes ajenos al grupo Acciona.

Seis contratos firmados y el séptimo, al caer

Acciona tiene posibilidades de ampliar su clientela en Brasil en el corto plazo. Además de los 666 MW en pedidos en firme, la filial Windopower tiene un acuerdo de intenciones con Rio Energy que podría cristalizar en un nuevo encargo de 117 MW.

Con ello, y otras negociaciones abiertas, la empresa prevé cerrar 2014 con más de 800 MW en aerogeneradores para terceros en Brasil. La estrategia comercial se está basando en una reducción del coste de la energía correspondiente a cada turbina. Acciona Windpower habla de un recorte del 13% en 2013 y perspectivas de alcanzar una reducción acumulada del 25% este año. Este ajuste se traduce en la posibilidad de que los promotores puedan ser competitivos en las leilaos o subastas de energía que realiza el Gobierno federal.

Tras el tijeretazo a las primas renovables en España, Acciona dio un giro estratégico a su negocio energético y complementa su producción propia con la construcción y operación de parques para terceros. Además, se ha visto forzada a vender plantas fuera de España y trabaja en la salida a bolsa en Estados Unidos de un filial yieldco, compartida con el fondo KKR, que agrupa parques internacionales.

En Brasil, el primer contrato de Windpower fue sellado con CPFL en 2012 para el suministro de turbinas por 120 MW. La instalación, en Río Grande do Sul, está ya en operación.

En 2013 llegaron otros dos contratos con Voltalia, para el suministro de 210 MW, y la firma de otros 93 MW para la sociedad formada por Voltalia, Chesf y Encalso para proyectos eólicos en el noreste de Brasil. Ya en 2014, ha conseguido un contrato de 90 MW con el promotor Rio Energy y el más reciente, alcanzado con Atlantic, por 153 MW.