El selectivo sube en la semana un 1,16% y el bono revalida su mínimo histórico

El Ibex se despide de los 10.300 por el aumento de las tensiones en Ucrania

Las Bolsas abren hoy a pesar de la Festividad de la Asunción.
Las Bolsas abren hoy a pesar de la Festividad de la Asunción. EFE

Última sesión de la semana atípica no solo por la festividad del 15 de agosto sino también por el cambio de tendencia en los últimos minutos. El Ibex, que a lo largo de la sesión registró importantes avances que le permitieron sobrepasar la barrera de los 10.400, se ha dado la vuelta en la recta final de la sesión. En esta ocasión la razón hay que buscarla en Ucrania donde, según informa Reuters, se ha producido un incremento de las tensiones con el ejército ruso. Este incidente ha borrado las ganancias del selectivo que concluye la jornada con un descenso del 0,71%. A pesar de esta caída, la Bolsa española avanza un 1,16% en una semana en la que, tal y como indica Javier Sánchez, analista de XTB, se han puesto a prueba los soportes de los grandes índices en el Viejo Continente. 

La misma tendencia se ha repetido en el resto de plazas europeas que a lo largo de la jornada llegaron a registrar avances próximo al 1%. El conflicto protagonizado por las fuerzas militares ucranianas ha llevado al Cac a cerrar con una caída del 0,74% mientras el Dax y el Eurostoxx se dejan un 1,44% y un 0,8%, respectivamente. Tan solo el Footsie británico, a duras penas, ha conseguido saldar la sesión en positivo (+0,06%).

Aunque durante gran parte de la jornada la renta variable ha vivido sus minutos de gloria, ha sido en el mercado secundario de deuda donde han tenido lugar las mayores alegrías. Si ayer todas las miradas estaban puestas en el bund alemán, que por momentos llegó a caer por debajo del 1% (este viernes ha cerrado en el 0,95%), hoy es el bono español a diez años el que centra la atención de los inversores. La rentabilidad de la deuda española vuelve un día más a revalidar sus mínimos históricos y se sitúa en el 2,40%, llevando a la prima riesgo a situarse en los 145 puntos. 

El buen tono del mercado contrasta con los datos conocidos la pasada sesión que vinieron a reafirmar los rumores de las últimas semanas: el estancamiento de la zona euro por el parón de Alemania (en el segundo trimestre el PIB se contrajo un 0,2%) y la atonía de Francia. Los inversores dejan a un lado las malas referencias y miran hacia el futuro, descontando una intervención del BCE antes de final de año con nuevas medidas no convencionales", explican los expertos de Link Securities. "La denominada “baja inflación” es una “excusa” perfecta para que el BCE adopte nuevas medidas, entre ellas la compra en los mercados secundarios de bonos soberanos y de otro tipo de activos garantizados", añaden.

Al otro lado del Atlántico, la jornada esta siendo intensa a lo que referencias macro se refiere. Sin embargo, los inversores dejan a un lado los datos macro y como ha sucedido en Europa se dejan llevar por las tensiones geopolíticas. El Dow Jones y el S&P 500 ceden un 0,5% en una sesión en la que Coca-Cola acapara todos los focos. La multinacional se anota un avance superior al 2% después de anunciar la compra del 16,7% de la compañía de refrescos Monster Energy. Esta última ha recogido la entrada de Coca-Cola en el accionariado con una subida bursátil del 28% en los primeros minutos.

Antes de la apertura se ha publicado el índice de actividad manufacturera de Nueva York que en agosto se situó en los 14,69 puntos, frente a los 25,6 puntos que registró el pasado mes, y el la producción industrial que en el mes de julio subió un 0,4%. Este dato supera las expectativas de los analistas y se mantiene en línea con la cifra revisada del mes de junio, momento en que el indicador repuntó un 0,4%.

Estos datos permiten a los inversores hacerse una idea más aproximada de la situación económica después de que ayer el presidente de la Reserva Federal de San Luis señalara que los últimas cifras de empleo e inflación se acercan cada vez más a los objetivos marcados por la Fed para proceder a una subida de tipos.

En el mercado de divisas el euro sube ligeramente hasta los 1,33 dólares, niveles de noviembre de 2013, mientras que en el lado de las materias primas el crudo brent se mantiene en mínimos del año (103,2 dólares).