Los tejidos hidrófobos de Pepa Salazar ganan el concurso de innovación de Samsung

El siguiente último grito de la moda: ropa que cambia de color los días de lluvia

La joven diseñadora valenciana ha recibido una beca de 10.000 euros para desarrollar una colección de tejidos que repelen los líquidos y reaccionan al agua

La diseñadora Pepa Salazar durante uno de los desfiles de Samsung Ego.
La diseñadora Pepa Salazar durante uno de los desfiles de Samsung Ego.

Muy pronto, ir a la última será quitarse la chaqueta bajo la lluvia y dejar que los demás vean cómo la camisa que uno lleva puesta cambia de color al contacto del agua.

Suena extravagante, cierto. Pero hace apenas cinco años nadie hubiese pensado que lo más importante en un móvil sería el sistema operativo (si trabaja con Android o iOs) y no ya el operador telefónico (si es Movistar, Orange o Vodafone).

Dentro de algunos años, los textiles hidrófobos, es decir, aquellos que reaccionan al agua, podrían ser para la industria de la moda, lo que aplicaciones como WhatsApp han sido para las telecomunicaciones: una tecnología disruptiva.

En España, por lo pronto, una joven modista ha comenzado a experimentar con estos tejidos gracias al apoyo económico de una multinacional que quiere fusionar moda y tecnología.

La diseñadora valenciana Pepa Salazar ha ganado la segunda edición del concurso Samsung Ego Innovation Project con su colección Hyperdry, un proyecto que desarrolla en colaboración con el instituto tecnológico textil Aitex.

El proyecto consiste en el diseño de entre ocho y diez looks cuyas prendas cambiarán de color al contacto del agua. La colección será presentada el próximo martes 16 de septiembre durante el desfile de jóvenes diseñadores del Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, de la que Samsung es patrocinador.

Los colores, formas y estampados de la colección se irán componiendo en directo sobre la pasarela, en lo que constituirá todo un espectáculo lúdico y visual. “Hyperdry irá más allá de un desfile al uso, será una representación con componentes que superarán a las propias prendas”, comenta Salazar, quien a sus 24 años es uno de los talentos jóvenes con mayor proyección de la moda española.

Para hacer realidad el proyecto, la diseñadora ha recibido una beca de 10.000 euros de Samsung y el apoyo del Aitex, con sede en Alicante, que le ha cedido sus laboratorios para experimentar con los nuevos tejidos.

La colección será presentada el 16 de septiembre en el Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

“Es un ejercicio piloto, vamos a probar la durabilidad de los acabados y si esta tecnología puede tener una aplicación práctica”, explica Salazar, egresada del Instituto Europeo di Design (IED) de Madrid y ganadora en 2013 del Mercedes-Benz Fashion Talent.

Los tejidos hidrófobos repelen los líquidos y no necesitan lavarse. Si, por ejemplo, una copa de vino se derramase sobre ellos, la mancha desaparecería de inmediato.

También reciben el nombre de hidrocrómicos porque al mojarse, se vuelven transparentes y cambian de color. “Bajo la lluvia, por ejemplo, pueden pasar de blanco a amarillo”, indica. El diseñador puede incluso predeterminar el color al que cambiará la prenda al humedecerse.

Queda por ver si el proyecto de Salazar será capaz de llamar la atención de marcas como Zara, Mango y Springfield. “Es un buen ensayo para probar la viabilidad de esta tecnología y si puede tener una aplicación a nivel industrial. No es fácil, si lo fuese ya todos llevaríamos este tipo de prendas. Pero es como cuando se creó la lycra. Tomó tiempo para que su uso se generalizase”, recuerda.

Samsung Ego Innovation Project premia proyectos relacionados con la tecnología aplicada a la moda en cualquiera de sus facetas: tejidos, confección, accesorios, puesta en escena… El premio consiste en una subvención de 10.000 euros para desarrollar la propuesta y la oportunidad de mostrar el trabajo en el desfile de Samsung Ego, la pasarela de jóvenes diseñadores del Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

La multinacional surcoreana está patrocinando certámenes de moda internacionales y colaborando con diseñadores como el neoyorquino Alexander Wang y las españolas Maya Hansen y Vicky Martín Berrocal, en lo que parece un esfuerzo por influir en el diseño de ropa que pueda interactuar con sus dispositivos electrónicos.

El Samsung Ego Innovation Project es una muestra de ello. En la primera edición del concurso, que se convocó en febrero pasado, participaron 12 diseñadores y el ganador fue el jienense Leandro Cano con una colección de vestidos provistos de sensores que reaccionaban al movimiento de los modelos que los lucían sobre la pasarela.

A esta segunda edición, que se lanzó el 5 de marzo pasado, se presentaron 24 candidatos. “Es bonito que gracias a iniciativas de este tipo, los jóvenes diseñadores podamos tener la capacidad económica de llevar adelante nuestras ideas”, destaca Salazar, quien fue declarada ganadora el pasado 26 de junio.