Rebote tras caer un 8,5% en poco más de una semana

El Ibex contiene la corrección y sube un 0,88% hasta acariciar los 10.200 puntos

Corredores de bolsa observan las transacciones realizadas en la bolsa de Hong Kong (China).
Corredores de bolsa observan las transacciones realizadas en la bolsa de Hong Kong (China). EFE

Poco ha tenido que ver el comienzo de esta semana en las Bolsas con el de la anterior. Aunque los temores que asustaron a los inversores continúan presentes, los descensos de las últimas sesiones han dado paso a un rebote en el mercado. Los expertos creen que es pronto para dar por enterrada la corrección y no descartan nuevas caídas, aunque también piensan que las bajadas pueden ofrecer oportunidades para construir una cartera de inversión a medio plazo con valores castigados a unos precios más atractivos. Hoy, el Ibex cierra la jornada con un alza del 0,88% hasta los 10.193,5 puntos, a las puertas del nivel de los 10.200.

La sesión ha carecido casi por completo de referencias macroeconómicas (apenas el dato de inflación en China), por lo que ha sido una jornada de transición en la que los inversores han digerido el batacazo de la semana pasada, que dejó en pérdidas anuales a todos los índices europeos salvo al Ibex y alFTSE MIB italiano. Todas las plazas del Viejo Continente cierran en verde con subidas que van desde el 1,3% del Cac francés hasta el 2% del Dax alemán. Solo la Bolsa de Lisboa agranda sus descensos con la banca como lastre y cede un 0,7%.

En el selectivo español, las mayores subidas han sido las de Sacyr (+6,29%), Gamesa (+4,72%) , IAG (+4,72%), OHL (+3,92%), Abengoa (+3,08%) y Técnicas Reunidas (+2,96%), mientras que ningún valor ha terminado el día con caídas. Óscar Germade, responsable de análisis técnico de Cortal Consors, cree que “la sobreventa de corto plazo ha provocado un rebote técnico que todavía podría extenderse algo más en el tiempo hacia niveles de 10.350 o 10.480 puntos”. Sin embargo, añade que “necesitaremos al menos de un doble mínimo para que el movimiento alcista que se desencadene tenga más fiabilidad, por lo que no descartamos volver a visitar los 9.946 puntos, una vez el rebote haya ganado en altura”.

La batalla comercial entre Rusia y la UniónEuropea por la actitud de aquel país en el conflicto ucraniano, las dudas sobre la recuperación europea y el aumento de la tensión en Irak por los avances del Estado Islámico y la intervención militar de Estados Unidos siguen nublando el horizonte de los mercados. Por eso, los analistas recomiendan cautela, ya que los inversores seguirán muy pendientes de la evolución de todos estos frentes abiertos. Fernando Hernández, director de gestión de Inversis Banco, sostiene que “parece improbable que el mercado suba en lo que queda de agosto. Habrá más nervios y muy poco volumen de contratación, algo que exacerba los movimientos”. Hernández sitúa en los 9.850 puntos el nivel al que podría caer el Ibex a corto plazo.

Una de las principales referencias de esta semana será la publicación este jueves del PIB de Alemania y de la zona euro en el segundo trimestre. Después de que Italia entrara en recesión, si estos datos defraudan a los inversores, la decepción podría dar pie a que las dudas, y con ellas los descensos, regresaran a los mercados.

Por lo tanto, sería prematuro decir adiós a la corrección bursátil. Pese a ello, las últimas caídas dejan interesantes oportunidades para el inversor, siempre con la precaución de que no se puede descartar que las caídas continúen. “La perspectiva de medio plazo es buena y esta zona puede ser interesante para ir entrando, con los precios un 10% de media más bajos que hace un mes y medio”, aporta Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole. Este experto se fija en valores comoMapfre, Telefónica o Repsol.

“El movimiento correctivo ha dejado algunas oportunidades de compra de cara al medio–largo plazo, como es el caso de OHL, Jazztel, IAG y Técnicas Reunidas”, añade Germade. “Sin embargo, dado que esperamos una nueva recaída haríamos incorporaciones fragmentadas, y aprovecharíamos las caídas para ir incrementando posiciones”, recuerda.

En el mercado secundario de deuda, el interés del bono español a diez años desciende hasta el 2,53%, con la prima de riesgo en los 147 puntos básicos. El bund germano ha subido levemente hasta el 1,05%, cerca de sus mínimos históricos. Hoy, el Tesoro alemán ha colocado 1.431 millones de euros en deuda a seis meses con un interés negativo del -0,0026. Es decir, los inversores no obtendrán ninguna rentabilidad por estos bonos, sino que tendrán que pagar por ellos. En una prueba de que el nerviosismo por las tensiones geopolíticas perdura en el mercado, la ratio de cobertura de esta subasta ha sido de 2,3 veces.

El euro, por su parte, vuelve a perder el nivel de los 1,34 dólares y cae hasta las 1,33x unidades de la divisa estadounidense.