El grupo francés ha vendido este año SFR y Maroc Telecom

Telefónica confía en el adiós de Vivendi a las ‘telecos’ para comprar GVT

Goldman Sachs recuerda que Vivendi ya pidió en el pasado ofertas por GVT

Logotipo de la compañía francesa Vivendi.
Logotipo de la compañía francesa Vivendi. Reuters

El sector brasileño de las telecomunicaciones se enfrenta a un nuevo cambio en su configuración con la oferta de 6.700 millones de euros que Telefónica ha presentado a Vivendi para comprar GVT, su filial en el negocio de la banda ancha en el país. Ahora, la pelota está en el tejado de Vivendi, que deberá tomar una decisión final antes del 3 de septiembre.

En Telefónica parece confiarse en que Vivendi se inclinará por la venta de GVT, según indican fuentes del sector, que recuerdan que el grupo francés ha llevado a cabo desde 2013 una estrategia de salida de las telecomunicaciones para enfocarse en los contenidos audiovisuales y los medios de comunicación.

Esta estrategia ha llevado a Vivendi a realizar millonarias desinversiones en el ámbito de las telecomunicaciones durante este 2014. Así, en mayo cerró la venta de su 53% en Maroc Telecom, mayor operador de Marruecos, a Etisalat por 4.138 millones de euros.

De igual forma, en abril, Vivendi llegó a un acuerdo para vender SFR, su negocio de telefonía móvil en Francia, al grupo formado por Numericable y Altice, en una operación valorada en 17.000 millones de euros. En este caso, además, la transacción es similar a la planteada por Telefónica en GVT. Y es que, una vez que se cierre la venta, Vivendi mantendrá un 20% del capital resultante de la sociedad surgida de la fusión de SFR con Numericable. En GVT, Telefónica ha ofrecido al grupo galo el 12% del capital de su filial brasileña.

El mercado ha premiado esta estrategia. En el último año, y a caballo de estas desinversiones, las acciones de Vivendi han subido cerca de un 20%.

Con todos estos movimientos, el único activo que le queda a Vivendi en las telecomunicaciones es GVT. La compañía francesa aseguró la pasada semana que ninguna de sus filiales está en venta, si bien reconoció que en su próxima reunión, el consejo de administración estudiará la oferta de Telefónica.

En estas circunstancias, Goldman Sachs recordó que Vivendi ya solicitó en el pasado ofertas similares, recordando que la estrategia del grupo francés son los contenidos y los medios. De hecho, Vivendi amplió en 2013 su presencia en Canal Plus Francia con la compra del 20% del capital que estaba en manos de Lagardere por cerca de 1.020 millones de euros, además de adquirir productoras como Studio Bagel y los derechos de emisión de numerosos acontecimientos deportivos internacionales.

En una línea similar, la agencia Fitch explicó que la venta de GVT se encuadraría en la estrategia de desinversiones en las telecos para concentrarse en los medios. La firma añadió que el precio ofrecido por Telefónica es comparable a los 7.000 millones ofrecidos en marzo de 2013, cuando Vivendi realizó la última tentativa para vender GVT.

Otra opción que podría buscar Vivendi es una mejora de la oferta. La pasada semana, Bloomberg señaló que Telecom Italia, rival de Telefónica en Brasil, está negociando una alianza con Vivendi para asegurarse el control de GVT. Así, presentaría una oferta formal, situación que llevaría a Telefónica a plantearse una mejora de la suya. La situación no es fácil. El grupo español tiene una mayor capacidad financiera para afrontar la operación, según fuentes del mercado, que añaden que Telecom Italia debería realizar una ampliación de capital en un momento en el que algunos de los grandes accionistas quieren salir del grupo, entre los que figura la propia Telefónica.

En cualquier caso, GVT interesa tanto a Telefónica como a Telecom Italia para completar su presencia en Brasil. En Vivendi son conscientes de esta situación, para poder maximizar el valor de su última participada en el sector de las telecomunicaciones.

Fuertes desinversiones en otros sectores

Las desinversiones de Vivendi en los últimos meses no han afectado solo al sector de las telecos. La empresa francesa ha mantenido una intensa actividad con la venta de activos considerados no estratégicos. El grupo galo vendió su participación en la empresa de videojuegos Activision Blizzard a un grupo de inversores por cerca de 6.200 millones de euros. En mayo pasado comunicó la venta del último tramo de acciones de Activision por 622 millones de euros.

Además, Vivendi vendió hace pocos días su participación del 13% en la compañía de equipos y servicios musicales Beats a Apple por cerca de 404 millones de dólares (unos 302 millones de euros).

El objetivo de la compañía se ha centrado en gran medida en reducir la deuda y ampliar su flexibilidad financiera. A la conclusión del primer trimestre, último periodo contabilizado por la empresa, la deuda ajustada de Vivendi, una vez incluida la venta de Maroc Telecom, se situaba en 6.900 millones de euros, frente a los 13.400 millones registrados a finales de 2012. El grupo francés ha adelantado el pago de distintas emisiones de deuda además de cancelar distintos créditos vivos con entidades financieras. Vivendi, no obstante, no ha precisado cuál será el impacto de la venta de SFR a Altice y Numericable.

Eso sí, la dirección de Vivendi si adelantó en mayo su intención de devolver a los accionistas en torno a 5.000 millones de euros entre 2014 y 2015 a través del pago de dividendo o mediante la activación de los planes de recompra de acciones propias. En junio pasado, el grupo ya abonó un dividendo de 0,50 euros por título, que supuso un desembolso próximo a 1.340 millones.