Meditación y nudismo

Llega la moda de hacer yoga desnudos

Se pretende conseguir una liberación de la mente y del cuerpo

El verano es una buena época para comenzar a practicarlo

Llega la moda de hacer yoga desnudos

La tendencia de hacer yoga completamente desnudos viene de Estados Unidos y parece que está calando este verano, sobre todo en Ibiza. El yoga es una disciplina que cada vez tiene más adeptos, ya que logra conseguir el equilibrio entre cuerpo y mente. Si además a este ejercicio se le quitan las ataduras de la vestimenta, la libertad y la sensación de bienestar, dicen sus adeptos, es total.

La reticencia a practicar ejercicio completamente desnudos desaparece con el mismo argumento que se emplea en el caso de las playas nudistas. Si hay gente que se baña desnuda en el mar, también se puede hacer estiramientos sin ropa. Uno de los pioneros en poner en marcha el naked yoga (yoga desnudos) ha sido el estudio neoyorquino Bold & Naked. El objetivo es tomar conciencia del propio cuerpo y que cada uno aprenda a aceptarse tal y como es. Este tipo de ejercicios, denominado también nanga, ya se practicaba en la antigüedad y en la India es bastante común despojarse de la ropa para meditar. En los años sesenta fue adoptado por la corriente hippie en Estados Unidos. Ahora llega a Europa. En Londres, por ejemplo, hay gimnasios masculinos, como YogaNu o Altogether Yoga, donde se ofrecen este tipo de clases. También se imparten clases mixtas en Naked Yoga London. En todos los casos se pretende conseguir una liberación de la mente y del cuerpo. Que nadie piense que, tras este tipo de ejercicios, se esconde algún componente sexual. Nada más lejos de la realidad.

No tiene ningún componente sexual. Se pretende conseguir una liberación de la mente y del cuerpo

En el fondo de esta moda hay una critica al feroz consumismo de la sociedad actual y una reivindicación de la sencillez y a la idea de que sin ropa somos todos iguales. Solo hay que estar atento a la sincronización de la respiración con las posturas físicas. Como norma, en este tipo de clases está prohibido ir con acompañantes y tampoco se pueden hacer fotografías.

De hecho quien lo practica empieza a tener una relación diferente con su propio cuerpo, ayuda a aceptarse a uno mismo mejor y a ser mucho más condescendiente con el físico de los demás. Se trata de sentirse bien y sobre que cada persona se reafirme y sienta más segura. Hacer yoga desnudo libera, en definitiva, de los sentimientos negativos, del estrés del trabajo y proporciona un mayor equilibrio mental. Los expertos, aseguran, que el verano es una buena época para despojarse de la ropa y comenzar a practicar este tipo de ejercicios sin ataduras. Se aprende a entablar un diálogo diferente con el propio cuerpo, a cuidarlo, a mimarlo. Es la maquinaria más potente que posee el ser humano.