Factura un 6% más gracias al buen desempeño en México y Canarias

Meliá mejora los ingresos, pero sufre una caída del 40% en los beneficios

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.
El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.

Meliá Hotels International cerró el primer semestre del año con una caída del 39,4% en su beneficio, hasta 6,3 millones de euros, frente a los 10,3 registrados en el mismo periodo del año 2013 por una menor generación de plusvalías por la venta de activos inmobiliarios. Sin embargo, los ingresos de la compañía hotelera crecieron un 6%, hasta 703,9 millones, frente a los 661,6 millones que facturó en los primeros seis meses del año pasado, por el buen comportamiento registrado en sus establecimientos vacacionales en el continente americano y los del Mediterráneo.

La hotelera dirigida por Gabriel Escarrer registró un alza del 11% en los ingresos medios por habitación disponible (revpar) en los primeros seis meses del año debido en parte al alza de las tarifas. Los hoteles situados en México y Canarias tuvieron los mejores comportamientos, con alzas de hasta el 44% en el importe medio por habitación disponible. Los establecimientos de Canarias se anotaron un alza del revpar del 17,4% y vieron compensada la desaceleración en la llegada de los visitantes rusos por la mejora del comportamiento de la demanda nacional.

Las ventas del canal online de la compañía, por su parte, crecieron un 29% en los primeros seis meses del año.

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, declaró en un comunicado que “los resultados del primer semestre de 2014 y las previsiones confirman la recuperación del consumo turístico global, un segmento en el que Meliá ocupa un puesto de liderazgo, y avalan nuestra estrategia de internacionalización”. En los primeros seis meses del año, Meliá se anotó un beneficio bruto de explotación de 113,8 millones, un 5% menos, mientras que el ebitda ajustado –excluyendo atípicos– creció un 35%, hasta 98,5 millones.

Previsiones para cierre de año

La compañía recordó ayer la importancia del tercer trimestre en sus cuentas anuales, la temporada más alta para el turismo en España y que según la empresa reporta aproximadamente un 40% del ebitda hotelero anual. Meliá destacó que durante el primer semestre el sector hotelero ha mostrado signos de fortaleza gracias al buen comportamiento de Caribe y Mediterráneo y avanzó que “gracias a la incipiente recuperación de la demanda doméstica”, se prevé que la temporada estival en España sea mejor que la registrada el año pasado. De esta forma, la empresa afirma mantener un “optimismo de cara al final del ejercicio”.

Meliá alertó ayer del negativo comportamiento de los cuatro hoteles que tiene en la zona de influencia del aeropuerto de Madrid-Barajas, donde según explicó la empresa, además de la caída de la demanda de la ciudad hay que sumar la situación del aeropuerto.

La deuda neta del grupo, presente en 40 países con 365 hoteles, se situó a 30 de junio en 1.162 millones de euros, 80 millones menos que los registrados al cierre del primer trimestre gracias, según destacó la compañía a la mejor contribución de todas las unidades de negocio y a la liquidez generada por la venta de activos. Meliá mantiene su compromiso de desprenderse de activos este año por importe de entre 100 y 125 millones de euros y confía en continuar con el desapalancamiento dada “la importante demanda global existente por los activos hoteleros de alta calidad”, según destaca Escarrer en la nota.