Crea un código de conducta

Baleares prohíbe el 'balconing'

Turistas en Punta Ballena, Magaluf.
Turistas en Punta Ballena, Magaluf. Reuters

El Código de Buenas Prácticas elaborado por el Consejo Asesor de Turismo de Baleares prohíbe entrar a los hoteles en estado de intoxicación etílica elevada y saltar desde los balcones, o pasar de una habitación a otra a través de los mismos.

El grupo de trabajo del Consejo Asesor de Turismo, encargado de elaborar el código, se ha reunido hoy por tercera vez desde que fue creado en julio para estudiar las propuestas aportadas por la Conselleria de Turismo y Deportes y los empresarios y ultimar la redacción de un documento que ponga fin a las conductas incívicas, ha informado el departamento autonómico en un comunicado.

La directora general de Turismo, Montserrat Jaén, ha presidido la reunión de este grupo creado para coordinar medidas que eviten determinadas prácticas en algunas zonas turísticas de Baleares.

Entre las mismas se encuentran el “balconing” o que se regalen bebidas a jóvenes turistas a cambio de que practiquen felaciones, como ha sucedido esta temporada turística en un local de Magaluf.

Los representantes del sector privado han aportado 23 propuestas para consensuar la redacción del citado código, entre las que figuran la prohibición de entrar borracho en los establecimientos hoteleros, hacer un uso indebido del mobiliario, lanzar cualquier tipo de objetos desde el balcón, pasar de una habitación a otra o saltar desde el mismo.

También se prohíbe utilizar cualquier tipo de aparato de música, megáfonos o equipo sonoro que produzcan molestias e imposibilite el descanso de otros clientes, y además impide el acceso a los hoteles a las personas que no cumplan con las condiciones de admisión.

Una vez que se consensúe este código, el grupo de trabajo lo presentará a los turoperadores con el objetivo de que colaboren en su divulgación.

En la reunión de hoy, el representante de la Asociación de Empresarios de Salas de Fiesta y Discotecas de Baleares ha felicitado a la conselleria y a las Fuerzas de Seguridad por las recientes actuaciones llevadas a cabo en la calle Punta Ballena de Magaluf (Calvià) y sus alrededores.

En esta zona han sido clausurados dos locales: uno por permitir la práctica de felaciones a cambio de bebidas y otro por superar en un 60 % el aforo permitido. Además, la Policía Local ha cerrado también la piscina de un hotel de la zona debido a la excesiva actividad musical.

Por su parte, la directora general ha resaltado la presencia constante de ocho agentes de la Guardia Civil en la zona de Magaluf y otras medidas como la instalación de carteles y la distribución de folletos contra la venta ambulante.