El tipo de interés se rebaja al 1% hasta final de 2015 a condición de no elevar el gasto

Las nuevas ayudas de Hacienda a las CC AA supondrán un ahorro de 4.000 millones

Se amplía un año el período de carencia para devolver el préstamo

Se otorgarán facilidades financieras a las comunidades no acogidas al FLA

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (2d), junto a los secretarios de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, y de Administraciones Públicas, Antonio Germán Beteta (2d) y el interventor general de la Administración del Estado, José Carlos Alcalde (i).
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (2d), junto a los secretarios de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, y de Administraciones Públicas, Antonio Germán Beteta (2d) y el interventor general de la Administración del Estado, José Carlos Alcalde (i). EFE

El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que se ha celebrado empezó con una mejora de las condiciones financieras de las comunidades. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se comprometió a rebajar al 1% el tipo de interés que pagan las autonomías por los préstamos de los diversos fondos de liquidez autonómica que se han puesto en marcha desde 2012 y que actualmente tienen un coste que oscila entre el 5,18% y el 2,41%. Esta rebaja, que se aplicará entre octubre de este año y diciembre de 2015, generará un ahorro de 2.047 millones en el capítulo de gastos financieros. Ello mejorará el déficit público de las comunidades. Por ejemplo, Cataluña, la autonomía que más recursos ha obtenido del FLA, ahorrará 176 millones por la medida este año y 884 el próximo ejercicio.

Por otra parte, el Gobierno también ha ampliado un año más los dos de carencia del FLA de 2012. Las comunidades debían empezar a devolver el principal del préstamo en 2015 y, finalmente, tendrán un ejercicio más de margen. Ello permitirá ahorrar otros 2.000 millones. Aunque ese dinero sí deberá reembolsarse en 2016 y no tiene efecto directo sobre el déficit. En cualquier caso, todas estas mejoras de las condiciones financieras están supeditadas a que las comunidades se comprometan a reducir su déficit público y los periodos medios de pago a proveedores. En ningún caso, podrán elevar el gasto.

Las comunidades beneficiadas por los cambios en el FLA son Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia y la Comunidad Valencia. El resto de regiones rechazaron adherirse a la ayuda financiera para evitar ser estigmatizadas por el mercado y, obviamente, no obtendrán ningún beneficio de esta medida. Es el caso de Madrid, Castilla y León, Extremadura o Galicia. Hacienda aseguró que iniciará contactos bilaterales con estas comunidades para buscar otras vías que les permitan beneficiarse del menor coste de financiación que está logrando la Administración central.

Por otra parte, también se amplió de 10 a 20 años el plazo para devolver las liquidaciones negativas de 2008 y 2009, ejercicios en los que las entregas a cuenta que la Administración central transfirió a las comunidades fueron muy superiores a la recaudación real. El incremento del plazo de devolución supondrá un ahorro de 1.371 millones al año.

La reunión de ayer también sirvió para aprobar los objetivos de estabilidad individualizados. En el caso del déficit público, el límite fue igual para todas y asciende al 1% este año, al 0,7% en 2015 y al 0,3% en 2016. Para 2017, las comunidades tienen el complicado reto de lograr el equilibrio. En el caso de la deuda pública, las autonomías deben cerrar este año con un nivel de pasivo agregado del 21,1% del PIB. El mayor margen lo tiene la Comunidad Valenciana con un objetivo del 33,4%, seguida de Cataluña (30,3%) y Castilla-La Mancha (32,2%).

Bronca política en la reunión previa del PP

Antes de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera se celebró ayer un encuentro en Génova entre las comunidades gobernadas por el PP con Álvaro Nadal, jefe de la Oficina Económica de La Moncloa, y miembros del partido como Javier Arenas, vicesecretario nacional de asuntos territoriales del PP. A diferencia de otras ocasiones, el encuentro fue tenso y con acusaciones cruzadas. La consejera de Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, tuvo una fuerte discusión con Nadal por la poca ayuda que, en su opinión, ofrece el Ejecutivo a las comunidades que han cumplido el déficit. Castilla y León criticó que el Ejecutivo ofrezca ventajas como la reducción del tipo de interés a las regiones que se han acogido al FLA y pidió medidas equivalentes para aquellas autonomías que no acudieron al rescate financiero. Por ejemplo, solicitó aplazar la devolución de la liquidación negativa de 2013 que debe reembolsarse en 2015. Nadal respondió que resultaba imposible esa posibilidad.

En ese mismo clima de reproches, Javier Arenas afeó al consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, las continuas quejas del Ejecutivo autonómico al Gobierno de Rajoy por la negativa a reformar el sistema de financiación autonómica.

Arenas, en un momento de la reunión, recordó que el Ejecutivo central y madrileño comparten las siglas del PP. En cualquier caso, para Madrid, la reforma del sistema de financiación resulta innegociable y debería abordarse. El Gobierno central, en cambio, considera que actualmente no hay el clima adecuado para iniciar un debate que generaría tensiones territoriales. Además, Hacienda recuerda que no es posible meter más dinero al sistema.