Iluminación

El led salva las cuentas del sector de la iluminación

La industria volvió a crecer en 2013 tras siete años seguidos de caídas en las ventas

La segunda buena noticia para el sector de la iluminación desde que comenzó la crisis a finales de 2007 llegó el año pasado, con tres trimestres de crecimiento consecutivos después de siete años de caída en la facturación. La primera buena noticia había llegado en 2009, cuando la Unión Europea prohibió la fabricación de las bombillas incandescentes de más de 100 vatios, el primer paso hacia la desaparición de las lámparas convencionales y su cambio por otras más eficientes.

En el lugar de las convencionales llegaron a las tiendas las lámparas con tecnología led, protagonista de un espectacular crecimiento que está salvando las cuentas de esta industria. Solo en 2013, esta tecnología creció a un ritmo del 27%, hasta alcanzar una facturación de 192 millones de euros. Nada si se observa el alza acumulada superior a un 1.800% en los últimos cinco años. Este es el único segmento del negocio de la iluminación que presenta números positivos, según cálculos de la patronal de los fabricantes de bombillas, Anfalum.

"La eficiencia y el ahorro vuelven a ser los motivos de su expansión, unidos a la demanda por la renovación de la iluminación pública. Los ayuntamientos están apostando por licitar la gestión del alumbrado y dejarlo en manos de una compañía de servicios energéticos, que se hace cargo de las inversiones necesarias y cobra con los ahorros conseguidos", según plasma la consultora Alimarket en su último informe sobre la evolución del sector, realizado en 2013.

Al margen de las compañías de servicios energéticos, ahora la principal palanca para el sector, el acceso a la financiación está siendo el principal escollo al que se enfrenta la iluminación para seguir creciendo más allá del 0,3% registrado el año pasado. "Las inversiones en tecnología led ya están hechas, ahora hay que amortizarlas", comenta Pilar Vázquez, presidenta de la patronal Anfalum. Desde la asociación dan la bienvenida a esta tecnología, que ha despertado al sector, y hablan de la "gran oportunidad" que representa. "Hasta ahora no había grandes cambios en tecnología. Ahora sí".

El siguiente frente de estas compañías es la entrada masiva de bombillas fabricadas en Asia sin las garantías de calidad suficientes, se quejan. Aquí el negocio está en la tecnología y la comercialización, apenas existen fábricas de bombillas. Pero estos importadores "son nuevas empresas que surgen casi cada año, y muchas desaparecen casi con la misma rapidez, pero no saben de iluminación ni de led, son importadores", añaden desde la patronal Anfalum.

Según la consultora Alimarket, China registra más de la mitad de las exportaciones de led, seguida de Taiwán, de donde procede una de cada cuatro fuentes de luz. Las principales marcas de iluminación se quejan de que la entrada de otras con baja calidad daña su imagen y reduce sus márgenes, al venderse con precios más baratos.

Las inversiones de las compañías del sector se han concentrado durante el último año en el desarrollo de nuevos artículos y en su expansión internacional. "La apertura hacia nuevos mercados es una constante entre las empresas", apunta Alimarket en su documento. "Destacan los países emergentes de América Latina, debido a la demanda creciente de este tipo de productos, sobre todo en iluminación pública y en edificios terciarios".