Críticas a las tarifas de la propiedad intelectual

El embrollo de la gestión de los derechos de autor en España

Distintas voces piden cambios en las tarifas de la propiedad intelectual

La televisión tiene que hacer frente a hasta cinco gestoras distintas

Sede de la SGAE en Madrid.
Sede de la SGAE en Madrid.

La SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) ha sido tradicionalmente la entidad de gestión de derechos de autor más conocida y foco de las críticas sociales. Pero el sector de la propiedad intelectual incluye a muchos más actores, desconocidos por muchos, cuyas tarifas hacen que la factura de cada medio sea más compleja.

El caso más paradigmático es el de la televisión, que tiene que hacer frente hasta a cinco sociedades distintas de gestión de derechos. Primero, abona mensualmente el 9% de sus ingresos a la SGAE, a lo que añade hasta un 0,50% a la Asociación de Gestión de Derechos Audiovisuales y a la de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (AGEDI-AIE). Se suma un 1,50% de los ingresos trimestrales a la Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión (AISGE) más lo que corresponda a Derechos de Autor Medios Audiovisuales (DAMA) o a Vegap, que gestiona los derechos de los artistas plásticos.

Por su lado, las radios tienen que cumplir tanto con la SGAE como con la AGEDI-AIE, a las que tienen que abonar un 5% y un 2,35% de sus ingresos totales. Además, a la segunda deben darle un 5% adicional de sus ingresos por publicidad y promoción. Llama la atención en este sentido que RNE, de titularidad pública, abona más del doble a estas gestoras por el primer concepto que las radios privadas.

La Asociación Española de Radios Comerciales (AERC) pidió a principios de mes que la nueva ley de propiedad intelectual, que comienza este martes su tramitación en la comisión de Cultura del Congreso, contemple medidas de control, tanto a la hora de fijar las tarifas de derechos de autor por parte de estas gestoras como en su aplicación.

Las empresas consideran que las entidades de gestión elevan de manera “injustificada y unilateral”, las tarifas referentes a estos derechos. En este mismo sentido, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abrió en mayo una investigación tanto a AGEDI como a AIE por un posible abuso de situación de dominio.

En algunos casos, como en algunos supuestos en internet, se produce la paradoja de que se paga más a estas últimas gestoras que a la SGAE. En ocasiones, la diferencia es de más del doble.

Las entidades de gestión tienen la obligación de publicar en la web del Ministerio de Cultura las tarifas de forma actualizada, sin embargo, prácticamente ninguna las tiene puestas al día. Es más, algunas no las han modificado desde 2008.

Las compañías de medios defienden que tiene que existir una proporcionalidad y equidad de las tarifas en todas las modalidades: digitales, interactivas y analógicas. Además piden que se evite que se pague dos veces por los mismos conceptos, como denuncian que sucede. El caso español presenta igualmente diferencias respecto a otros países. Por ejemplo, es más caro para las promociones de los periódicos una película española (hay que abonar a la SGAE) que una de EEUU en las que pagan estas tasas.