Pequeños gigantes: Brahma Decoración

El dueño de la publicidad de los aeropuertos

La empresa nació poco después de que los dos socios se quedaran en la calle

“A los cuatro meses de nuestro primer trabajo nos llamó Dior”, recuerda el director general

El dueño de la publicidad de los aeropuertos

Todo sucedió muy deprisa, casi por casualidad. Nano López y Quique Alabau trabajaban en una empresa catalana que montaba mobiliario publicitario para campañas de todo tipo. El primero en Madrid, el segundo en Barcelona. En un momento dado, y casi al unísono, los dos se quedaron en la calle. Sin saberlo, un cliente les llamó a sus teléfonos particulares. “Le dijimos que ya no estábamos en la compañía, pero nos insistió en que él quería que nosotros hiciéramos el trabajo”, recuerda López, director general de la empresa. No se lo pensaron demasiado: poco más de un mes después de haberse quedado en el paro, ya habían montado su propio negocio, Brahma Decoración.

Datos básicos

EMPLEADOS

La plantilla de Brahma decoración está formada por 22 personas. Se dividen en un departamento técnico, conformado por arquitectos y diseñadores 3D, un departamento de administración y otro dedicado a la producción, que se encarga de las compras, el taller, etcétera.

FACTURACIÓN

La empresa ha facturado cerca de 1,5 millones de euros en los últimos tres años. Trabajan principalmente en España, para las tiendas de World Duty Free Group (la antigua Aldeasa), aunque también tiene montajes en ciudades como Helsinki, Dusseldorf o Ámsterdam.

TÁNDEM

Los dos socios tienen bien repartidos los roles. López se encarga de la gestión: fue él quien formó el equipo humano con que cuenta hoy la empresa, quien lo formó y quien lo dirige en el día a día. Alabau, por su parte, es el encargado de la producción de los proyectos, el responsable de la parte creativa de la compañía. Es él quien supervisa el diseño, conceptualización y puesta en marcha de cada uno de los proyectos de la marca.

PRODUCTOS

La compañía se enfoca principalmente en las áreas de promociones y mobiliario para exposición. Pero además ofrece proyectos de mobiliario especial para escaparates y eventos especiales.

La empresa se enfocó desde un primer momento en el travel retail (venta en aeropuertos), un segmento de negocio en el que ambos socios habían hecho contactos en su anterior trabajo. Se dieron cuenta de que cada vez que una empresa quería montar una campaña para aeropuertos tenía que contratar de forma independiente a carpinteros para que hicieran el mobiliario, diseñadores para que prepararan la escenografía, etcétera. Ellos se presentaron como un proveedor completo, siguiendo el modelo llave en mano: el cliente plantea sus necesidades y Brahma Decoración lo hace todo, desde la conceptualización hasta el montaje final. “En ese momento [arrancaron en 2004] no había ninguna empresa que ofreciese un servicio tan completo en el segmento de los aeropuertos”, apunta.

Por una razón: las campañas para aeropuertos son más cortas y se pagan menos que las que se montan en superficies comerciales u otro tipo de espacios. La diferencia podía ir de una semana a un mes a favor de los grandes centros comerciales. “Montar una promoción bien hecha es muy complicado y lleva muchas horas de trabajo. Por eso las empresas de montaje que podían permitírselo evitaban los contratos más cortos”, ilustra López.

Su propuesta tenía, además, un valor añadido adicional. “El del travel retail es un mercado muy complicado. Para entrar en un aeropuerto hay que pasar muchos controles de seguridad. Transportar materiales o productos, la logística en general, es más difícil de lo normal”, explica. Ellos ya tenían conocimientos sobre el entorno, por lo que partían con ventaja sobre posibles competidores.

Empezaron con una pequeña campaña para Cosmopolitan y el resto vino solo. López presume de no haber invertido nunca en publicidad: ha sido el trabajo hecho lo que ha llamado a más clientes. “A los cuatro meses de nuestro primer trabajo nos llamó Dior para formarnos y encargarnos el diseño de sus campañas”, rememora.

Así han ido encadenado hasta la fecha proyectos nacionales e internacionales de marcas de lujo, enfocándose sobre todo en las áreas de promociones y mobiliario para exposición. Chanel, Dior, L´Oréal, Hugo Boss, Dolce&Gabbana, Estée Lauder o Carolina Herrera son algunos de sus clientes. Acaban de hacer un lanzamiento en exclusiva para Marc Jacobs, uno de los diseñadores de moda. Y pronto harán lo propio con un nuevo producto (todavía es confidencial) de Chanel. Este tipo de clientes suelen darles directrices concretas de colores, mensajes, luces y alturas para mantener el mismo tono en todo el mundo. Del resto se ocupan ellos.

Brahma Decoración cumple este año su décimo aniversario. Y no les ha ido mal: lideran el mercado publicitario del travel retail, con un cuota del 95%. “Hasta ahora los clientes nos han aceptado el 100% de los proyectos que hemos propuesto”, subraya contento López.

Lo último: muebles de lujo para particulares

La compañía de Nano López y Quique Alabau quiere celebrar sus primeros diez años de vida lanzando una nueva línea de negocio: el diseño y confección de muebles exclusivos para particulares.

“Algunas personas nos habían insinuado en ocasiones que les gustaría tener un mueble distinto a los de los demás. Hemos decidido tratar de satisfacer esta demanda”, explica López.

Brahma Decoración hace, en este caso, de asesor para los clientes particulares. Comienzan con una sesión de coaching, para que el interesado decida por sí solo qué es exactamente lo que quiere, y a partir de ahí se empieza a trabajar en el diseño original. Un servicio para que cada hogar se sienta exclusivo.