Espírito Santo vuelve a las andadas y cede un 7,9%

La banca lleva al Ibex a perder los 10.600 puntos

Paneles en el NYSE de Nueva York. Poco más que destacar. Ampliar foto
Paneles en el NYSE de Nueva York. Poco más que destacar. REUTERS

Un paso adelante y otro atrás. Las Bolsas adoptan esta semana un ritmo pendular en el que alternan alzas con caídas. Los inversores han optado por la toma de beneficios tras la mayor subida diaria en casi cinco meses registrada ayer y el Ibex se deja un 1,17% hasta los 10.543,3 puntos. La banca, abanderada de las subidas en la jornada anterior, lidera esta vez los descensos, lastrada de nuevo por los problemas en torno a Banco Espírito Santo el día en el que se han conocido las condiciones de los test de estrés a la banca europea por parte del BCE. En Estados Unidos también se imponen los números rojos en una sesión con cifras macroeconómicas dispares y buenos resultados empresariales.

Abengoa, que sube un 2,19%, Amadeus (+1,82%) y Mediaset (+1,14%) anotan las mayores subidas del día en el Ibex. Al frente de los descensos se sitúan IAG (-3,4%), Popular (-3,19%), CaixaBank (-2,76%) y  Sabadell (-1,79%. En el resto de Bolsas europeas, el comportamiento ha sido similar al del selectivo español, con descensos del entorno del 1%. 

IBEX 35 8.244,10 1,70%

Una de las referencias de la sesión en Europa ha sido el dato definitivo de inflación interanual en la zona euro de junio, que se mantuvo estable en el 0,5%, tal y como se esperaba. Al margen de esta cifra, no les han faltado razones a los inversores para plegar velas en la sesión de hoy tras las subidas de ayer. Así, se han conocido nuevas sanciones de la UE y EE UU a empresas y bancos rusos (entre ellos, Gazprombank, el tercero del país) por el conflicto con Ucrania. En concreto, las sanciones de EE UU se han extendido a dos bancos y a dos compañías de energía, así como a varias firmas de la industria militar de Rusia. La tensión aumenta en la zona y esta tarde se ha conocido que un avión de pasajeros se ha estrellado en la región ucraniana de Donetsk, donde se registran combates entre tropas prorrusas y el ejército ucraniano.

Los analistas de Nomura creen que estas sanciones encarecerán la financiación de las empresas rusas y generarán más volatilidad en el mercado de aquel país. Desde la firma nipona afirman que esta ronda de sanciones es sorprendente porque Rusia había mostrado en las últimas semanas una actitud más constructiva en el conflicto con Ucrania y creen que puede dañar a la economía rusa, pero también a la europea. Por lo pronto, el rublo ruso se deja un 1,45% frente al dólar, al tiempo que cae con fuerza la Bolsa de aquel país. El índice Micex, denominado en rublos, cae un 2,4% y el RTSE, en dólares, desciende un 3,9%.

En EE UU el día ha dejado una batería de datos con tono dispar. Han sido buenas la cifra de peticiones semanales de subsidio de desempleo, que han caído de 305.000 a 302.000, y el índice de actividad de la Fed de Filadelfia, que sube a 23,9 puntos frente a los 16 que esperaba el consenso del mercado. Por el contrario, la decepcionado la construcción de viviendas, que cayó un 9,3% en junio en relación al mes anterior, mucho peor de lo esperado. En el apartado de resultados empresariales, hoy se han conocido las cifras de Morgan Stanley, que han superado las estimaciones del mercado. Con esta mezcla de datos, los inversores no se deciden en Wall Street y sus principales índices cotizan prácticamente planos. El Dow Jones de industriales avanza un 0,04%, mientras que el Nasdaq tecnológico y el selectivo S&P se dejan en torno a un 0,1%.

La tranquilidad ha durado poco en dos de los frentes que calmaron ayer a las Bolsas: Portugal y China. Así, hoy vuelven las caídas a Espírito Santo, tras conocerse que Standard&Poor´s y Moody´s han bajado la calificación de la entidad. En la caso de la primera agencia, es la segunda vez en una semana que reduce el rating del banco luso. Lo deja en B-, catalogado como bono basura muy especulativo. Moody´s ha bajado la nota de la entidad a Ca, lo que lo sitúa en “una situación cercana a la insolvencia”. Espírito Santo cede un 7,9% en Bolsa.

Otra noticia del día relacionada con el sector financiero es que el Banco Central Europeo (BCE) ha informado de que las entidades que no alcancen los objetivos mínimos de capital tendrán dos semanas para enviar a la institución los planes con las medidas que adoptarán para hacer frente a sus necesidades de capital.

Mientras, en China, cuyo crecimiento en el segundo trimestre batió expectativas, hoy se conoce un posible impago en el mercado de bonos. Como destacan desde el departamento de análisis de Bankinter, sería el segundo caso de impago en el mercado de bonos del gigante asiático. La compañía constructora Huatong Road & Bridge Group ha admitido que puede no pagar el vencimiento de una emisión de bonos por importe de 64,5 millones de euros. “Aunque el importe no es significativo, sí es relevante el hecho de que se estén produciendo más impagos en el sector de la construcción y la promoción inmobiliaria, que están atravesando problemas por su elevado endeudamiento y exceso de capacidad productiva”, explican.

En el mercado secundario de deuda, el interés del bono español a diez años cae hasta el 2,62%, con la prima de riesgo en los 147 puntos básicos. El Tesoro público español sigue saldando con éxito sus emisiones de deuda. El organismo público ha colocado hoy 3.166 millones de euros en bonos a 3, 8 y 18 años con los tipos más bajos de su historia en los tres tramos. La demanda ha alcanzado los 8.745,26 millones, mientras que el objetivo se situaba entre los 2.000 y 3.000 millones de euros. En cuanto a los bonos a 3 años con cupón 2,10% y vencimiento el 30 de abril de 2017, se han vendido 1.060,58 millones a un tipo marginal del 0,697%, desde el 0,893% de la anterior.

En el mercado de divisas, el euro se deprecia levemente hasta los 1,352 dólares, por lo que marca nuevos mínimos desde hace cinco meses. La posibilidad de que la Reserva Federal estadounidense suba tipos antes de lo esperado, como sugirió Yellen el martes en el Senado, ha llevado al dólar a fortalecerse ante el resto de divisas, incluido el euro.