Medirán los niveles de glucosa en los pacientes con diabetes

Novartis se alía con Google para desarrollar el negocio de las lentillas ‘inteligentes’

Lentilla presentada por Google el pasado enero.
Lentilla presentada por Google el pasado enero.

La farmacéutica Novartis, a través de su división oftalmológica Alcon, ha firmado un acuerdo con Google para desarrollar lentillas que puedan ayudar a superar enfermedades y patologías oculares, según explicó la compañía suiza en un comunicado.

La idea es unir el conocimiento tecnológico de Google con la experiencia en el área de los aparatos farmacéuticos de Novartis, informó Efe. Uno de los productos que podría surgir de esta unión es la creación de unas lentillas que puedan medir constantemente los niveles de glucosa de las personas diabéticas, y que los datos puedan ser transmitidos a un aparato externo. “Estamos encantados de poder asociar nuestros conocimientos biológicos con su tecnología punta para poder dar respuesta a las necesidades médicas no satisfechas”, afirmó el director general de Novartis, Josep Jiménez.

El acuerdo entre ambas firmas llega seis meses después de que Google desvelara que está trabajando en unas lentes de contacto inteligentes para diabéticos, un problema que afecta, según explicaron, a una de cada 19 personas del mundo. Dichas lentillas van provistas de un chip inalámbrico y un sensor, y son capaces de medir el índice de glucosa en la sangre a través de las lágrimas.

Novartis no ha detallado para cuándo lanzarán al mercado el primer producto fruto del acuerdo, pero parece que ambas compañías ven un negocio importante en su desarrollo de estas lentillas, pues aunque algunas personas lleven ya monitores de glucosa pegados al cuerpo, la mayoría se pinchan un dedo y analizan una gota de sangre varias veces al día.

Según la firma de análilsis GlobalData, el mercado de dispositivos para controlar la glucosa moverá unos 12.000 millones de dólares (8.820 millones de euros) en 2017. Solo en Estados Unidos, la diabetes afecta a 29 millones de personas con un coste para la economía de unos 245.000 millones de dólares en 2012, según Reuters. Un negocio que atrae a Google, Apple y Samsung, que están trabajando en dispositivos wearables para controlar diferentes aspectos de la salud.

Precisamente, la farmaceútica suiza planea extender la tecnología de estas lentes de contacto a otros usos. La compañía cree que la tecnología de Google podría utilizarse también para curar la presbicia, por ejemplo.