Prevención de riesgos en el puesto de trabajo

Una empresa segura, un objetivo que no cesa

Una empresa segura, un objetivo que no cesa

El aumento del desempleo y la caída de la afiliación a la Seguridad Social han influido de forma decisiva durante los años de crisis en la reducción de los datos de accidentes laborales en España. Si en el año 2006, con el sector de la construcción aún tirando de la economía del país, los accidentes laborales con baja llegaron a 911.561, en 2013 la cifra había caído más de la mitad, hasta los 404.284. De hecho, el ladrillo contabilizaba un 27% de la siniestralidad laboral hace ocho años, mientras que en 2013 su influencia en la estadística se reducía a un 10%.

 Sin embargo, la paulatina recuperación de la actividad ha hecho que en los primeros cinco meses de este año la cifra de accidentes laborales haya vuelto a subir en comparación con el mismo período del año pasado. Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se produjeron 196.807 accidentes laborales con baja, 170.265 de ellos en la jornada laboral y 26.542 durante el traslado al puesto de trabajo. Esto supone un aumento de casi el 4% con respecto a los primeros cinco meses de 2013.

 Además del impacto humano de este tipo de siniestros, el coste económico derivado de ellos convierte en trascendental hacer efectiva una buena política de prevención de accidentes. Según un informe de la Unión Europea, los costes de productividad, producidos por la ausencia del trabajador durante su baja, los sanitarios, relativos a los cuidados que éste necesita durante el periodo, y de administración y seguros, son los principales que rodean a un siniestro laboral. Su análisis estima que los accidentes laborales tuvieron un coste de casi 17.000 millones de euros para la economía británica entre 2010 y 2011.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida del trabajador y las condiciones en las empresas, el organismo comunitario ha impulsado el nuevo marco estratégico sobre salud y seguridad en el trabajo para el periodo 2014-2020. Las pequeñas empresas serán objeto fundamental del nuevo programa, con el que se intentará reforzar "la capacidad de las microempresas y las pequeñas empresas para poner en marcha estrategias eficaces y eficientes de prevención del riesgo" y "proporcionar ayuda práctica para que puedan mejorar el cumplimiento de las normas sobre salud y seguridad".

 El marco español también se encuentra en proceso de cambio, una vez agotada la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2008-2012. El nuevo plan, que como el europeo irá desde 2014 hasta 2020, centrará sus esfuerzos en la mejora de la coordinación y la eficiencia entre Administraciones y empresas, y el asesoramiento y el control de la prevención de accidentes laborales en estas últimas.

 

Recomendaciones

La empresa debe prevenir los accidentes laborales desde tres perspectivas diferentes:

- Medidas materiales: con la correcta instalación de elementos que prevengan de posibles accidentes, como barandillas, redes de protección, equipamiento del trabajador, señalización, medios antiincendios, o la limpieza y el orden del lugar de trabajo.

- FORMACIÓN e información del trabajador: deben conocer los riesgos de la actividad y las medidas de prevención, así como planes de emergencia o evacuación. La formación va encaminada a ampliar las aptitudes de los trabadores para reducir la exposición a los riesgos durante el desempeño de su trabajo.

- CONTROL periódico de los riesgos: revisiones periódicas y completas de la salud de los trabajadores, controles higiénicos del lugar de trabajo, o exámenes para comprobar el correcto estado de los sistemas de prevención y de seguridad.