El hipersector TIC disminuye su volumen de negocio un 7% en 2013

España no logra pegar el tirón definitivo en sociedad de la información

Un hombre prueba un ordenador portátil en una feria tecnológica.
Un hombre prueba un ordenador portátil en una feria tecnológica.

España no logra dar el empujón definitivo en sociedad de la información, y los últimos datos económicos del hipersector de Tecnologías de la Información y la Comunicación son un reflejo de ello. Según el informe eEspaña 2014 realizado por la Fundación Orange y presentado ayer, el sector TIC disminuyó su volumen de negocio un 7% en nuestro país el pasado año, hasta los 162.326 millones de euros, especialmente en los sectores de servicios y, en particular, en los relativos al comercio tanto minorista como mayorista.

El trabajo muestra, además, que la contribución al PIB de los sectores de información y comunicaciones registró un descenso, situándose en un 4,2%, frente al 4,4% anterior, si bien el esfuerzo innovador de los sectores TIC es superior a la posición relativa que ocupan en términos de valor añadido. También se tiñen de rojo los datos de los sectores que conforman la industria de los contenidos. Así, en 2013 cayó la facturación del mercado de videojuegos (15% menos de unidades vendidas), de la prensa online, de la inversión publicitaria online, y por primera vez, del mercado discográfico digital (un 0,3%), un mercado que pese a ese leve descenso ocupa ya el 40% de los ingresos totales de la industria musical.

Según el informe de Orange, los ingresos en el sector de telecomunicaciones y servicios audiovisuales continuaron en 2013 la senda descendente de años anteriores y experimentaron una caída del 7,2% en términos interanuales, hasta los 31.902 millones de euros, aunque la caída se ha moderado en los últimos trimestres. En concreto, los ingresos de los principales operadores de telecomunicaciones disminuyeron un 8,2%, hasta los 25.835 millones, y el empleo en este sector cayó un 5,8%, hasta los 36.081 empleados.

Con todo, Manuel Gimeno, director general de Fundación Orange, destacó que, pese a esta situación provocada por la presión en precios “que no cede”, 2013 fue “el año de las telecomunicaciones”. “El año pasado supuso un antes y un después para el sector por la explosión de las ofertas convergentes”, señaló Gimeno. “Mientras en 2012, apenas un 6% de los clientes tenía contratado ofertas de cuádruple play (telefonía fija y móvil y banda ancha fija y móvil) y quíntuple play (que suma también los servicios de televisión), en 2013 el porcentaje ascendió casi al 30%”.

Los ejemplos de Lituania y Estonia

El consejero delegado de Orange España, Jean Marc Vignolles, indicó que la decimosexta posición de España en el ranking europeo puede verse con “cierto optimismo” si se tiene en cuenta “lo complicado del pasado año”. Vignolles destacó incluso que el rápido despliegue de las nuevas redes y la implantación de servicios digitales “auguran” la posibilidad de mejorar la posición en el ranking en un “futuro cercano”. Con todo, el informe destacó cómo países con menor PIB per cápita que España, como Lituania y Estonia, han alcanzado cotas más altas que nuestro país en términos de desarrollo digital. De hecho, estos dos países lideran la creación relativa de empleo en Europa, con una reducción superior al 30% de la tasa de desempleo en los cuatro últimos años, empujados en parte por su apuesta por una economía más enfocada a la sociedad de la información.

El directivo explicó que este desarrollo ha sido posible “por la apuesta inversora de un sector criticado y castigado desde el punto de vista impositivo [dijo refiriéndose a las operadoras de telecomunicaciones] que, sin embargo, ayuda a engordar a empresas que se aprovechan de un trato fiscal legal, pero discriminatorio”, dijo aludiendo, sin nombrarlas, a empresas como Google o Facebook.

El informe de la Fundación Orange reveló igualmente que España no ha logrado arañar ningún puesto en el ranking de sociedad de la información en la comparativa con la UE. España conserva la decimosexta posición y la misma distancia con el líder, Suecia. El estudio otorga a España una valoración de 62 puntos en cuanto al desarrollo de la sociedad de la información, lo que supone un punto menos que la media comunitaria y 18 menos que el país de Europa más avanzado en esta materia.

El índice eEspaña 2014 muestra que nuestro país destaca en indicadores como el acceso a internet por telefonía móvil, apoyado en una tasa de penetración de smartphones superior al 50%; la proporción de internautas que buscan trabajo o realizan cursos de formación online, o la interacción virtual entre individuos (tanto la utilización de redes sociales como el uso de redes P2P, que es superior al resto de la UE).

Por contra, la peor cara de España se muestra en indicadores, como la escasa inversión en I+D; el estancamiento de la proporción de personas y empresas usuarias de internet que realizan comercio electrónico; el número de empresas con página web, o el menor uso de la banca electrónica. España también ocupa la vigésima posición en el índice eInclusión, que mide la adopción de las TIC por parte de los colectivos en riesgo de exclusión social y en el que la edad aparece como el factor más determinante. En el ámbito autonómico, Madrid lidera el índice de convergencia de la sociedad de la información en las comunidades autónomas y Baleares hace lo propio en el índice eInclusión. Andalucía encabeza el estudio sobre la disponibilidad de servicios online de las comunidades autónomas españolas.