Las emisiones se incrementan como alternativa al crédito bancario

CaixaBank y BBVA lideran la colocación de deuda empresarial hasta junio

Sede central de CaixaBank, en Barcelona.
Sede central de CaixaBank, en Barcelona.

Durante la primera mitad de 2014, las empresas españolas han emitido deuda por valor de 13.900 millones de euros. La cifra podría haber parecido ciencia ficción hace apenas un par de años, cuando la crisis soberana trabó seriamente el acceso a los mercados desde la Europa periférica.

La progresiva reducción de la prima de riesgo española –ayer en 156 puntos básicos, frente a los más de 600 de 2012– ha ido consolidando las emisiones de deuda corporativa como una seria alternativa al todavía restringido mercado del crédito, según admiten desde el propio sector financiero. La banca española, sin embargo, no ha dejado pasar esta oportunidad de negocio y, de hecho, son dos entidades locales, CaixaBank y BBVA, quienes lideran la colocación de emisiones corporativas.

La entidad que preside Isidro Fainé, a la cabeza, se ha hecho con el 10,4% de la cuota de negocio en España durante el primer semestre, según los datos recogidos por la firma neoyorquina de datos financieros Dealogic.

CaixaBank ha llevado a cabo, en concreto, ocho operaciones que suponen una colocación agregada superior a los 4.500 millones de euros, de los que se hizo cargo directamente de 990 millones (el resto corresponden a otras entidades con un papel menor en estas colocaciones, en las que es usual que colaboren un grupo de firmas).

Entre las principales actuaciones lideradas por la entidad catalana destacan la colocación de capital híbrido de Telefónica, que en marzo captó 1.750 millones en emisiones a seis y 10 años, así como los 1.000 millones de euros a 10 años que colocó ADIF en su emisión inaugural de mayo.

El segundo agente colocador del mercado durante los primeros seis meses del año ha sido BBVA, que ha sellado cinco operaciones en las que asumió 880 millones, lo que le reporta un 9,2% de cuota de mercado.

Hay que esperar al tercer puesto para encontrar la primera entidad extranjera, tradicionalmente mucho más volcadas en actividades de banca corporativa en España, donde algunas ni siquiera operan a nivel minorista y otras directamente están en proceso de venta o cierre de estas áreas de negocio.

Se trata de Citi, que se hizo cargo de 813 millones en cinco operaciones, con una cuota del 8,5%. Le pisa los talones otro gran banco español, Santander, que realizó seis operaciones en las que asumió 808 millones en emisiones que le valen un 8,4% de cuota de mercado.

Se sitúan por debajo, en este orden, el gigante de la banca de inversión internacional Goldman Sachs, BNP_Paribas, que según datos del sector lideró las colocaciones de deuda corporativa de 2013, Royal Bank of Scotland, Barclays, Mizuho y Crédit Agricole.

Las emisiones de deuda corporativa española vienen incrementándose con fuerza desde el pasado año, que tuvo el mejor arranque desde 2009. El ejercicio se saldó con la emisión de 27.000 millones de euros en deuda frente a los 17.700 de 2012.