Caída del 95,7%

El acuerdo sobre las hipotecas subprime hunde el beneficio de Citi

Cartel de una sucursal de Citi en Manhattan. Ampliar foto
Cartel de una sucursal de Citi en Manhattan. REUTERS

El banco estadounidense Citigroup obtuvo en el segundo trimestre de 2014 un beneficio neto de 181 millones de dólares (133 millones de euros), un 95,7% menos en comparación con los 4.182 millones de dólares (3.069 millones de euros) que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior, según informó la entidad en un comunicado.

La entidad explica que esta fuerte caída del beneficio es consecuencia de un cargo de 3.800 millones de dólares (2.789 millones de euros) relacionado con el acuerdo alcanzado con las autoridades estadounidenses para cerrar su investigación por la venta de activos respaldados por hipotecas residenciales (RMBS) y obligaciones colateralizadas de deuda (CDOs) entre 2003 y 2008, que incluye el pago de 7.000 millones de dólares (5.137 millones de euros).

La cifra de negocio de la entidad estadounidense en el segundo trimestre del año alcanzó los 19.342 millones de dólares (14.196 millones de euros), lo que supone un 5,6% menos en comparación con los 20.488 millones de dólares (15.037 millones de euros) que ingresó en el mismo periodo de 2013.

Asimismo, experimentó en el segundo trimestre de 2014 un retroceso del 14,5% en la partida destinada a cubrir el coste del crédito, hasta 1.730 millones de dólares (1.270 millones de euros), frente a los 2.204 millones de dólares (1.618 millones de euros) registrados entre abril y junio de 2013.

En el conjunto de los seis primeros meses del año, el beneficio neto de Citigroup alcanzó los 4.124 millones de dólares (3.027 millones de euros), un 48,4% menos, mientras que la cifra de negocio del banco descendió un 3,1%, hasta los 39.466 millones de dólares (28.965 millones de euros).

El consejero delegado de Citigroup, Michael Corbat, destacó que su negocio ha mostrado su capacidad de resistencia un entorno económico “desigual”, y subrayó que durante el trimestre continuó aumentando el crédito en sus principales negocios, reduciendo sus gastos operativos con la simplificación de productos y procesos y utilizando sus activos fiscales diferidos (DTA por sus siglas en inglés).

Asimismo, subrayó que, a pesar del “significativo” impacto que ha tenido el acuerdo con las autoridades estadounidenses en su beneficio neto, su posición de capital se ha fortalecido hasta alcanzar un ratio Tier 1 del 10,6% según los terminos de Basilea III.