Factores que están frenando el mercado
¿Por qué Netflix, Hulu y servicios similares no llegan a España?

¿Por qué Netflix, Hulu y servicios similares no llegan a España?

Servicios como Netflix, Hulu o Amazon Instant Video se han convertido en toda una referencia como plataformas de contenidos. En países como Estados Unidos o Reino Unido estos servicios gozan de gran popularidad, pero en España por el momento no hay planes para su llegada. Los usuarios españoles se están perdiendo la posibilidad de disfrutar de estas plataformas, por motivos que parecen ir desde cuestiones legales relacionadas con derechos de explotación hasta la siempre presente losa de la piratería.

Los amantes del cine y las series conocerán de sobra nombres como Netflix, Hulu o Amazon Instant Video. Se trata de servicios de suscripción que permiten el acceso a un importante catálogo de contenidos a cambio de un pago mensual. En países como Estados Unidos o Reino Unido este tipo de plataformas están muy instauradas y sus posibilidades multiplataforma y sus ajustados precios pronostican un futuro aún más prometedor.

Mientras Netflix o Hulu se extienden y crecen en catálogo y países disponibles, parece que España se mantiene como un agujero negro en sus planes de futuro. Nexflix se ha expandido por Europa pero por ahora no hay planes para que España esté en su lista de países compatibles. Ante esas ausencias cabe plantearse los motivos que están frenando la llegada de servicios de vídeo por suscripción de esa calidad a España.

Una cuestión de derechos

El primer aspecto que podría estar frenando la llegada de Netflix y plataformas similares a España sería el coste en derechos que eso supondría. Para poder ofrecer contenidos en cada territorio las plataformas deben llegar a acuerdos sobre derechos de autor con las autoridades competentes. En el caso de España esos acuerdos podrían no ser atractivos para las plataformas como Hulu o Netflix, que tendrían que realizar importantes inversiones en la adquisición de derechos.

El problema del elevado coste de esa inversión sería que no existen garantías de que se vaya a recuperar. Aunque hay ejemplos de servicios de suscripción en España, compañías como Netflix o Hulu no estarían totalmente convencidas de que su oferta consiguiese atraer lo suficiente a los consumidores como para recuperar lo invertido en derechos.

La piratería

La piratería podría ser otra de las causas que frena la llegada de servicios de suscripción a España. La distribución de copias no autorizadas de productos audiovisuales parece estar bastante arraigada en España y sería un hábito que frenaría a las compañías antes mencionadas. Aunque España no está en la última lista negra sobre piratería confeccionada por la Oficina de Comercio de Estados Unidos, parece que sigue existiendo la impresión de que hay un gran consumo de este tipo de contenidos en el país.

Lo cierto es que el tema de la piratería es una cuestión muy compleja, ya que parece un círculo sin solución. Muchas voces apuntan al problema de la piratería como una cuestión relacionada con la falta de una oferta legal asequible, mientras que la falta de ofertas de calidad se atribuye a la piratería. De esa manera, la cuestión es compleja y la solución también.

De nuevo la falta de certidumbre en este campo es el mayor freno de empresas como Netflix o Hulu, que no están totalmente convencidas de conseguir que los usuarios dejen de consumir contenidos piratas para pasar a sus opciones de pago.

La importancia de crear hábitos

Relacionado con el aspecto anterior, también hay incertidumbre en torno a los hábitos de los consumidores. En España no hay una gran tradición en la contratación de servicios por suscripción relacionados con el consumo audivisual. Aunque han existido plataformas de televisión de pago desde hace años, el paso a un modelo similar basado en Internet parece que todavía genera dudas.

Se han producido pasos en este campo con ejemplos como Spotify, que han conseguido convencer a una parte de los usuarios para adquirir suscripciones de pago para el acceso a la música. Pero el camino es largo y parece que ese hábito debe seguir extendiéndose entre los consumidores para ver como algo habitual la contratación de ese tipo de servicios.

Cuestión de infraestructuras

Más allá de los derechos, piratería y hábitos, las infraestructuras también juegan un papel importantísimo en la llegada de servicios de suscripción. Es necesario contar con buenos sistemas de conexión y realizar una inversión importante en cuanto a recursos para poder ofrecer servicios de calidad.

El nivel de las redes de comunicación en España está en desarrollo. Grandes ciudades como Madrid o Barcelona están a la vanguardia en cuanto a conexión por fibra, pero en la mayoría de las poblaciones del país todavía hay que mejorar. Se trata de un aspecto a tener en cuenta, ya que por ejemplo uno de los valores de Netflix es que ofrece contenidos de gran calidad, que precisan de redes y equipos avanzados.

De esta manera, todos estos factores parecen suponer un freno importante para que Netflix, Hulu y similares terminen de ver a España como un mercado en el que desplegar su oferta. Se trata de una cuestión de tiempo que requiere de esfuerzos de todas las partes, que se recompensarán con una oferta más amplia para los usuarios y nuevas oportunidades de negocio para las compañías.

Normas
Entra en EL PAÍS