Acuerdo con la Fundación Caja Madrid

Santander, primer banco que gestiona un monte de piedad

Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid.
Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid.

Nuevamente se confirma el que ya puede ser el marchamo de Banco Santander, sorprender al sector y a los mercados. En esa ocasión, el grupo que preside Emilio Botín ha firmado un acuerdo con el Monte de Piedad de Madrid, perteneciente a la Fundación Caja Madrid, por el que el banco se hace cargo de su gestión financiera.

Desde el 21 de julio Santander ofrecerá a los clientes del Monte de Piedad de Madrid el servicio para el conjunto de operaciones de cobro y pagos derivados de la actividad de la institución creada en 1702 por el padre Piquer y que fue la semilla de las cajas de ahorros.

Con este acuerdo Santander se convierte en el primer banco que gestiona un monte de piedad, que hasta hace dos años estaban en manos de las cajas de ahorros ahora desaparecidas tras la crisis del sector. El Monte de Piedad de Madrid, de hecho, pertenecía hasta hace unos meses a Bankia, entidad que tras su nacionalización hace dos años se desprendió de todas sus fundaciones y montes de piedad (Bankia es el resultado de la fusión de siete cajas).

Ante la salida de Bankia el Monte de Piedad de Madrid comenzó a buscar nuevos gestores para su actividad financiera y, tras mantener contactos con varios bancos la oferta de Santander fue la que más le convenció. El banco que preside Botín ofrece al monte la mayor red de oficinas de España para la renovación de sus operaciones y no cobrar ningún tipo de comisiones. Santander, además, dispondrá de un espacio propio en la sede del Monte de Piedad en la madrileña plaza de Celenque (era la antigua sede de Caja Madrid).

Así, Santander gestionará una cuenta de unos 12,5 millones de euros, perteneciente al Monte de Piedad de Madrid, fruto de su actividad de concesión de microcréditos (a tipos de interés de entre el 5% al 8,25%) de entre 50 euros hasta incluso 15.000 (el 90% de las operaciones de microcréditos están entre 150 euros a 3.000) o al empeño de joyas, cuberterías y otros artículos de plata (antes se empeñaban hasta colchones).

El acuerdo tiene una vigencia de cinco años, aunque con la posibilidad de romperse en los tres primeros meses de sellado el acuerdo. El objetivo es firmar en breve otros acuerdos similares con otros montes de piedad de las ya desaparecidas cajas de ahorros. La actividad de los montes de piedad se ha disparado a causa de la crisis económica.

Aunque no es solo gente con necesidades inmediatas de dinero quien empeña sus joyas durante un año –renovable– antes de que salgan a subasta. Autónomos, profesionales liberales y pymes también acuden a este tipo de operaciones crediticias para dar solución a problemas puntuales de liquidez. El Monte de Piedad de Madrid es el más antiguo y mayor de Europa. En 2013 realizó 151.842 operaciones, con 59.644 clientes.